Información

¿A qué hora desapareció la piel oscura de Europa?

¿A qué hora desapareció la piel oscura de Europa?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A medida que los europeos se volvían cada vez más claros, habría personas que todavía tenían la piel oscura. ¿Alrededor de qué período de tiempo los europeos se volvieron completamente claros?


Cheddar Man cambia la forma en que pensamos sobre nuestros antepasados

En 1903, obreros que cavaban una zanja de drenaje en la cueva de Gough en Cheddar Gorge, en Somerset, descubrieron los restos de un joven, sellados bajo una estalagmita. La figura, con los pies acurrucados debajo de él, era pequeña, de aproximadamente 5 pies 5 pulgadas, y habría pesado alrededor de 10 piedras cuando murió a los 20 años. Los paleontólogos aún no han determinado la causa de la muerte.

La antigüedad del esqueleto se reveló cuando los expertos en fósiles fecharon sus huesos y se dieron cuenta de que Cheddar Man, como se le conoció rápidamente, tenía casi 10.000 años. Este sigue siendo el esqueleto prácticamente completo más antiguo que se ha desenterrado en las Islas Británicas, aunque no está claro si el joven murió en la cueva o fue llevado allí por miembros de la tribu y luego fue enterrado allí.

Británicos prehistóricos

Las Islas Británicas han sido ocupadas por varias especies humanas diferentes durante el último millón de años.

La evidencia más temprana de ocupación humana en Gran Bretaña se encontró en Happisburgh, Norfolk. Las herramientas de piedra y las huellas descubiertas allí se han fechado en unos 900.000 años. Las personas que los hicieron pueden haber sido miembros de Homo antecesor, un precursor temprano de la actual Homo sapiens.

Los fósiles humanos más antiguos de Gran Bretaña se encontraron en Boxgrove, West Sussex. El hallazgo consta de dos dientes y un trozo de hueso de la parte inferior de la pierna que había sido roído por un gran carnívoro y que probablemente pertenecía a una especie conocida como Homo heidelbergensis, otro antepasado temprano de Homo sapiens.

En Swanscombe, Kent, se han encontrado fósiles de neandertales que se cree que tienen alrededor de 400.000 años. Más tarde, restos neandertales, que datan de unos 225.000 años, han sido descubiertos en Pontnewydd, en el sureste de Gales.

Los neandertales se extinguieron hace unos 40.000 años, y los primeros miembros de Homo sapiens Se cree que comenzaron a visitar Gran Bretaña en esta época. La primera ocupación continua no comenzó hasta hace unos 11.000 años.

Hace unos 8.000 años, Gran Bretaña se convirtió en una isla cuando el puente terrestre con Europa, Doggerland, ahora bajo el Mar del Norte, se inundó, dejando a los miembros de nuestra especie que visitaban nuestras costas como fundadores del pueblo británico.

Los primeros agricultores de la Edad de Piedra llegaron hace 6.000 años y se establecieron en números crecientes en todo el país. Este período coincide con la construcción de los primeros recintos y henges, que culminaron con la construcción de hileras y anillos de piedra gigantes en sitios como Stonehenge, Avebury y Silbury en Wiltshire.

La conquista romana de Gran Bretaña, que comenzó en el 43 d.C. bajo el emperador Claudio, se considera por convención como el punto en el que la Gran Bretaña prehistórica llegó a su fin.

Desde entonces, su antigüedad ha asegurado su importancia para los historiadores y científicos que estudian cómo se poblaban las Islas Británicas, un tema que se volvió viral la semana pasada cuando los genetistas publicaron una nueva investigación que mostraba que el joven habría tenido cabello negro, ojos azules y piel oscura.

Una gran cantidad de suposiciones ampliamente aceptadas, pero incorrectas, sobre la esperada naturaleza pálida y de rasgos claros de los fundadores de Gran Bretaña fueron rápidamente anuladas, para rabia de algunos comentaristas y alegría de muchos. “Ojalá supiera de ti cuando era pequeño y la gente me preguntaba de dónde era 'realmente'. Norte de Londres, bruv ”, tuiteó el parlamentario laborista David Lammy.

La noticia fue ciertamente intrigante, ya que además de revelar algunas verdades caseras sobre las implicaciones de cómo el color de la piel puede cambiar con el tiempo, la nueva investigación subraya algunas características esenciales e inesperadas sobre la ascendencia del pueblo británico. Según un genetista involucrado en el último estudio del Cheddar Man, Mark Thomas de University College London (UCL), ahora está claro que alrededor del 10% de nuestros genes provienen de la gente cazadora-recolectora mesolítica, de la cual Cheddar Man era miembro. .

"Eso no significa que el 10% de la población británica actual descienda directamente de él", advirtió Thomas. "Significa que la persona promedio en Gran Bretaña hoy en día porta alrededor del 10% de los genes de estos antiguos cazadores-recolectores".

Así, el ADN de Cheddar Man muestra que hay un linaje genético ininterrumpido de 10.000 años de antigüedad de personas que habitaron Gran Bretaña mucho antes de que la agricultura llegara a nuestras costas a los hombres y mujeres británicos de hoy. No somos una nación de granjeros (o comerciantes, para el caso) pero podemos rastrear nuestra ascendencia hasta los cazadores nómadas, quienes, hace 300 generaciones, tallaron astas para hacer arpones para pescar, usaron arcos y flechas y perros entrenados que habrían ayudado. ellos en la caza de animales como ciervos, uros y jabalíes, además de proteger a sus amos de depredadores competidores como los lobos.

Cheddar Man era miembro de una población de cazadores nómadas que prosperaron durante la edad de piedra media, también conocida como la edad mesolítica, hace unos 10.000 años. Se trataba de los cazadores-recolectores de Europa occidental, cuyos restos se han encontrado en España, Luxemburgo y Hungría. Fundamentalmente, el ADN de estas personas también muestra que tenían piel oscura y ojos azules y eran similares, genéticamente, al Cheddar Man.

El rostro de Cheddar Man. Fotografía: EPA

En ese momento, Gran Bretaña era una península del norte de Europa, unida por un área de tierra que ahora forma el lecho marino del sur del Mar del Norte y el Canal. Como resultado, los pueblos nómadas, a menudo siguiendo a los animales migratorios, realizaban visitas frecuentes y aprovechaban al máximo el paisaje británico, que florecía luego del retroceso de los glaciares que habían cubierto el país unos miles de años antes.

Pero el cambio estaba a la mano. Como el resto del mundo, Europa seguía calentándose y los casquetes polares se estaban derritiendo, elevando el nivel del mar. Hace unos 8.000 años, se inundó la última conexión terrestre entre Gran Bretaña y Europa, un tramo de terreno llamado Doggerland, que unía el norte de Norfolk con Holanda. Gran Bretaña se convirtió en una isla, y los pocos miles de individuos que deambulaban por sus bosques y brezales en busca de comida quedaron aislados. Por accidente, estos cazadores-recolectores se convirtieron en los padres y madres fundadores de Gran Bretaña.

Es un escenario intrigante que plantea una serie de preguntas. Si estas personas de cabello oscuro y piel oscura fueron los fundadores de la nación, ¿qué pasó con nuestra complexión en los milenios intermedios? ¿Qué provocó la aparición del aspecto pálido del típico británico?

Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres, remonta la causa a los primeros agricultores que llegaron a nuestras costas hace unos 6.000 años, cuando la agricultura se extendió hacia el este después de su nacimiento en el Medio Oriente varios miles de años antes. “Estos agricultores habrían tenido dietas relativamente pobres, basadas solo en uno o dos cultivos de cereales, y habrían carecido de vitamina D. Por el contrario, los cazadores-recolectores, aunque pocos en número, probablemente tenían dietas muy saludables con mucho pescado e hígado ricos en vitamina D. Cheddar Man tenía dientes muy sanos, lo que sugiere una buena dieta, por ejemplo ".

Las dietas bajas en vitamina D habrían tenido un impacto en estos primeros agricultores, quienes habrían desarrollado huesos blandos, deformidades esqueléticas y otros problemas. Sin embargo, la vitamina D también se crea debajo de nuestra piel en respuesta a la luz solar. Como resultado, los agricultores con carencias nutricionales desarrollaron una piel más clara para aumentar su vitamina D, mientras que las variantes genéticas de la piel oscura desaparecieron. Los genes para una piel más clara fueron traídos a nuestras costas por estos agricultores.

“La agricultura pudo haber proporcionado dietas más pobres en aquellos días, pero también permitió que un número mucho mayor de personas viviera por acre de tierra en comparación con aquellos que vivían como cazadores-recolectores”, agregó Stringer. "En otras palabras, tenían los números y, por lo tanto, una vez que la agricultura se estableció en Gran Bretaña, los genes para una piel más clara se habrían apoderado de la población".

La existencia de ojos azules, también revelada por los genetistas de Cheddar Man, es más difícil de explicar. “Utilizando estudios genéticos clásicos, se pensó que los ojos azules aparecieron por primera vez en los seres humanos hace entre 6.000 y 10.000 años”, dijo Thomas. "Ahora los estudios del ADN antiguo muestran que ya estaba bien establecido en algunas poblaciones".

Sin embargo, no se sabe cómo se estableció, ni está claro que confiriera alguna ventaja evolutiva a los bendecidos con ojos azules.

“El continente estaba inundado de migraciones, y es posible que el rasgo simplemente haya sido recogido y transmitido a nosotros”, agregó Thomas.

Este último punto también es crucial. Hace diez o 20 años, muchos historiadores y arqueólogos argumentaron en contra del concepto de que las nuevas modas y tecnologías, desde la metalurgia hasta la agricultura, se transmitían como ideas y no se importaban directamente. "La genética ha demostrado que este simplemente no es el caso", agregó Thomas. "Ahora está muy claro que la migración ha sido el agente estándar para provocar el cambio cultural".

Este punto fue respaldado por el Dr. Richard Bates de la Universidad de St Andrews. “Cuando hagamos más de este tipo de genética profunda, en otros restos antiguos, encontraremos una diversidad increíble entre la gente de esta época”, dijo.

Nuestros predecesores se movieron mucho más, agregó, y pudieron moverse distancias mucho mayores de las que les hemos dado crédito hasta ahora.

“Solo cuando llegó la agricultura nos volvimos sedentarios, y cuando eso sucedió también obtuvimos el concepto de propiedad de la tierra y con él la idea de defensa, y luego vinieron los conflictos”, dijo Bates. “Se necesitaron generaciones para que ocurriera, y sucedió en muchas otras partes del mundo. Sin embargo, fue el cambio social más grande que jamás haya afectado a nuestra especie. La historia de Cheddar Man nos da una idea de la profundidad de ese cambio ".


Conoce a los ancestros

Los auriñacienses: Un hombre de 35.000 años de Goyet, Bélgica, pertenecía a una rama distintiva de la población de la Edad del Hielo. Se extrajo ADN del hueso del brazo del cazador, que estaba asociado con la cultura arqueológica auriñaciense.

Los gravettianos: Este grupo ancestral desplazó a los auriñacienses para dominar gran parte de Europa desde hace 34.000 a 26.000 años. Aunque llevaban firmas genéticas distintas, los gravetianos y auriñacienses descendían de la misma población fundadora antigua.

Los magdalenienses: La firma genética auriñaciense desapareció de gran parte de Europa cuando llegaron los gravetianos. Pero resurgió 15.000 años después en la Cueva de la Dama Roja de El Mirón del norte de España (en la foto). Esta mujer alta y robusta era miembro de la cultura arqueológica magdaleniense, que se expandió hacia el norte a medida que se derretían las capas de hielo.

El cluster Villabruna: Desde hace unos 14.000 años, los acervos genéticos de Europa y Oriente Medio se acercan, tal vez reflejando una expansión de personas del sureste. Este grupo genético lleva el nombre de un cazador macho de Villabruna, Italia, que tenía piel oscura y ojos azules.


Dejando los trópicos

Pero el linaje humano no permaneció exclusivamente en África ecuatorial. En diferentes momentos, la gente se aventuraba tanto al norte como al sur, a latitudes más altas con menos luz solar.

Fue entonces cuando la vitamina D se convirtió en un problema. Al igual que el folato, esta vitamina es importante para la aptitud evolutiva. Facilita la absorción de calcio, necesario para la salud de los huesos y la inmunidad. La vitamina D se puede producir en la piel, pero solo cuando el proceso es iniciado por ciertas longitudes de onda de los rayos ultravioleta.

Lejos de los trópicos, durante la mayor parte del año, simplemente no hay suficiente luz ultravioleta de la longitud de onda adecuada para que las células de la piel formen vitamina D. Un estudio realizado en la década de 1980 mostró esto utilizando prepucio fresco recolectado de bebés caucásicos circuncidados en Boston. Los investigadores dividieron cada muestra por la mitad. Luego, expusieron una parte de la muestra de prepucio a tres horas de sol del mediodía y mantuvieron la otra en la oscuridad. Desde la primavera hasta los meses de otoño, la piel expuesta al sol todavía producía el precursor de la vitamina D, como sucedería en un ser humano vivo. Sin embargo, no se sintetizó ningún precursor medible durante el invierno, hasta el 17 de marzo.

Por lo tanto, para obtener suficiente vitamina D durante todo el año en lugares de latitudes altas como Boston, las personas tienen que depender de las reservas corporales acumuladas durante los meses de verano o adquirir los nutrientes a través de alimentos, como los pescados grasos. Pero cuanto más oscura es la piel, más difícil es mantener una cantidad adecuada de vitamina D. En estudios que comparan a los residentes de las ciudades del norte de piel oscura y clara, las personas más pálidas tenían niveles más altos de vitamina D durante todo el año. Su piel menos pigmentada deja entrar más rayos.


¿Eran algunas niñas neandertales de ojos marrones?

En los museos de todo el mundo, las reproducciones de los neandertales lucen llamativos ojos azules o verdes, piel pálida y cabello rojizo. Ahora, un nuevo análisis de ADN sugiere que dos de los neandertales más estudiados, un par de hembras de Croacia, eran en realidad chicas de ojos marrones, con trenzas morenas y piel leonada a juego. Los resultados podrían ayudar a arrojar nueva luz sobre la evolución de la familia que incluye tanto a los humanos modernos como a los neandertales, que desaparecieron hace unos 30.000 años.

Sin embargo, el estudio ha provocado un profundo escepticismo entre varios investigadores externos, que critican numerosos aspectos de su metodología. Los resultados también son contrarios a otra evidencia genética y a una hipótesis de larga data de que los neandertales, que vivían principalmente en latitudes del norte, debían tener la piel clara para obtener suficiente vitamina D.

Pero incluso los científicos que tienen dudas sobre la nueva investigación dicen que todavía proporciona elementos en los que pensar. "Los neandertales ocupaban un amplio rango geográfico", dice John Hawks de la Universidad de Wisconsin, Madison, que no participó en el estudio y que también está estudiando los rasgos físicos de los humanos antiguos, por lo que "es probable que tuvieran pigmentación variable". . Estamos realmente en el primer paso ".

El nuevo estudio, que se publicará en la Revista estadounidense de biología humana A finales de esta primavera, analiza los genomas de tres hembras de Neandertales de Croacia. Su ADN fue la base del primer esfuerzo para compilar una secuencia genética neandertal completa, que se publicó en 2010.

Los investigadores centraron su atención en 40 tramos bien estudiados de material genético que ayudan a determinar la pigmentación en personas vivas. Una forma particular del gen conocida como TPCN2, por ejemplo, otorga cabello castaño a los humanos modernos; cualquier otra forma significa cabello que es de otro color.

Una complicación es que rasgos como el color del cabello están controlados por múltiples genes. Para determinar el impacto acumulativo de múltiples genes en un rasgo, los autores asumieron que simplemente podrían sumar el impacto de genes individuales. La hembra de Neandertal conocida como Vi33.26, por ejemplo, tenía siete genes para los ojos marrones, uno para los ojos "no marrones", tres para los ojos azules y cuatro para los "ojos no azules". Según los cálculos de los investigadores, eso significa un equilibrio de seis genes a favor del marrón y un equilibrio negativo para el azul, por lo que los ojos de Vi33.26 probablemente eran marrones. Según este método, los tres neandertales tenían una tez oscura y ojos marrones, y aunque uno era pelirrojo, dos lucían mechones marrones.

La autora del estudio, Tábita Hünemeier, de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul de Brasil, dice que no le sorprenden los resultados. "Había una gran población de neandertales en Europa", dice. "Es imposible que toda una población tenga el pelo rojo o los ojos azules".

Ella y sus colegas validaron su técnica, en parte aplicándole los genomas de 11 humanos modernos cuyas fotos y ADN están disponibles públicamente. Casi el 60% de las predicciones de la fórmula coincidían con la apariencia física real de los sujetos, dicen los autores. El equipo considera que la tasa de precisión es satisfactoria, dada la complejidad de la genética detrás del color de la piel y otros rasgos físicos.

Pero los expertos advierten que no se deben renovar las exhibiciones del museo por el momento. El problema con la técnica aditiva es que diferentes genes tienen diferentes niveles de impacto, dice Carles Lalueza-Fox, del Instituto de Biología Evolutiva de España en Barcelona. En 2007, fue autor de un artículo que mostraba que dos neandertales, uno de Italia y otro de España, portaban una variación genética que probablemente les otorgaría piel pálida y cabello rojo. Sostiene que algunos genes de pigmentación tienen un efecto tan poderoso que anulan las contribuciones combinadas de muchos genes más débiles, un fenómeno que haría que la simple adición de genes del nuevo estudio sea inexacta. El color de piel más claro que se observa en los europeos, por ejemplo, se debe casi por completo a un solo gen, dice. "Sabemos que hay algunos genes que tienen un efecto muy fuerte" en la apariencia física, dice.

Otro problema, dice Hawks, es que el estudio se centra en los efectos de las variaciones genéticas que se encuentran en los humanos modernos. Pero los tonos de piel y cabello de los neandertales fueron casi con certeza influenciados por variaciones genéticas exclusivas de los neandertales, que eran una especie diferente de los humanos modernos. Por lo tanto, el estudio no considera ni puede considerar muchos de los factores que habrían influido en el aspecto de los neandertales.

Hünemeier responde que su equipo buscó nuevas variaciones genéticas exclusivas de los neandertales y otros humanos antiguos y encontró con las manos vacías. También dice que otro trabajo reciente confirma que es posible calcular el impacto de una gran cantidad de genes usando aritmética simple.

Aunque Hünemeier y sus críticos difieren en los métodos que utilizó su equipo, están de acuerdo en que la visión estereotipada de los neandertales es demasiado estrecha. Lalueza-Fox dice que los neandertales probablemente tenían ojos marrones y una variedad de colores de cabello, y Hawks cree que los neandertales que viven en lugares como Israel pueden haber tenido la piel más oscura que sus contrapartes europeas.

Es posible que la incertidumbre no dure mucho más. Tanto Hünemeier como sus críticos creen que el creciente tesoro de información sobre el ADN de los humanos antiguos pronto revelará los verdaderos colores de los neandertales. Se está generando nueva información genética en "cientos de paleopoblaciones individuales", dice Hünemeier. "En 5 años tendremos un océano de información para estudiar".


Por qué los humanos perdieron el vello corporal: para evitar que sus cerebros se sobrecalienten a medida que evolucionamos

La necesidad de mantener la cabeza fría es la razón por la que el hombre se convirtió en un mono desnudo, según los científicos, que creen que finalmente pueden explicar por qué los humanos son los únicos primates que pierden el pelaje de su cuerpo.

La piel desnuda permite que el calor corporal se pierda a través del sudor, lo que habría sido importante cuando los primeros humanos comenzaron a caminar sobre dos piernas y comenzaron a desarrollar cerebros más grandes que sus antepasados ​​simios, dijeron los científicos.

El sobrecalentamiento del cerebro habría sido especialmente peligroso, lo que significaba que había una fuerte presión evolutiva para desarrollar una forma de perder el exceso de calor corporal a través de la evaporación del sudor en la piel, dijo Nina Jablonski, profesora de antropología en la Universidad Estatal de Pensilvania.

"Ahora podemos argumentar muy bien que esta fue la razón principal de nuestra pérdida de cabello hace más de 1 millón de años", dijo el profesor Jablonski.

La piel humana es particularmente rica en glándulas sudoríparas ecrinas, que producen una solución fina y acuosa que se evapora rápidamente, provocando la pérdida de calor del cuerpo en el proceso. El vello corporal grueso se enredaría rápidamente y, por lo tanto, limitaría la pérdida de calor, dijo.

"Probablemente la hipótesis más defendible es que perdimos la mayor parte de nuestro vello corporal como una adaptación para ser mejores en la pérdida de calor de nuestro cuerpo, en otras palabras, para la regulación térmica", dijo el profesor Jablonski.

“Como resultado, nos convertimos en muy buenos suéteres. Perdimos la mayor parte de nuestro cabello y aumentamos la cantidad de glándulas sudoríparas ecrinas en nuestro cuerpo y nos convertimos en suéteres prodigiosamente buenos ”, dijo a la reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en Boston.

Los estudios de la anatomía de los primeros humanos, como el esqueleto del "niño Turkana" que vivió en el este de África hace más de 1 millón de años, sugieren que caminar y correr en dos piernas y estar relativamente activo durante gran parte del día habría generado un exceso de cuerpo. calor que tendría que ser controlado, dijo.

“Cuando observamos la anatomía del niño Turkana, que vivió hace 1,3 o 1,4 millones de años, vemos un esqueleto muy moderno que se adapta a la locomoción al correr y caminar a alta velocidad”, dijo el profesor Jabloski.

“Para que las personas vivieran con este tipo de estructura corporal y buscaran comida con éxito, tenían que liberar el exceso de calor corporal muy rápidamente y esto en los primates se hace a través de la sudoración”, dijo.

“La pérdida de nuestro vello corporal fue parte de nuestra adaptación para convertirnos en bípedos muy activos en entornos abiertos en África ecuatorial. Tendrían que haber tenido la piel desnuda para sobrevivir y mantener sus cerebros frescos ”, dijo en la reunión.

La piel desnuda, sin embargo, sería más vulnerable al daño de la luz solar en comparación con la piel cubierta de piel. La pigmentación oscura para proteger contra el daño solar probablemente habría evolucionado al mismo tiempo que se perdió el vello corporal, dijo el profesor Jablonski.

Solo cuando los primeros humanos modernos emergieron de África hace unos 70.000 años para colonizar regiones más al norte de Europa y Asia, la piel oscura fue reemplazada por una piel más clara, lo que habría ayudado a la producción de vitamina D por la piel.

“De hecho, vemos la despigmentación de la piel en los antepasados ​​de los europeos occidentales y asiáticos del este de forma independiente como resultado de mutaciones genéticas independientes. Permitió a las personas producir vitamina D más fácilmente a partir de la radiación ultravioleta ”, dijo el profesor Jablonksi.

“Perdimos nuestro cabello y con él perdimos la mayor parte de nuestra protección UV peluda y obtuvimos una pigmentación permanente de la piel”, dijo.


La piel oscura puede haber evolucionado para proteger contra el cáncer de piel

Darwin y otros dijeron que el cáncer de piel no podía influir en la evolución del color de la piel. Un nuevo estudio demuestra que así fue.

Cuando se trata del color de la piel, la idea de que todos somos iguales no es solo un sueño utópico. Una mirada al cáncer de piel desde una perspectiva evolutiva sugiere que tal vez una vez que fuimos todos blancos, entonces todos fuimos negros y algunos de nosotros volvimos a ser blancos.

En un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B, Mel Greaves, profesor de biología celular en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, analizó unos 25 estudios de cáncer de piel en albinos en África. Los albinos tienen menos melanina, un pigmento natural que ayuda a proteger la piel del daño solar. Cuanto más melanina hay en el cuerpo, más oscura es la piel.

Greaves descubrió que los carcinomas de células basales y de células escamosas no son enfermedades relativamente inofensivas de la vejez. En los albinos africanos, matan temprano y rápidamente. La prevención del cáncer de piel, concluye, fue una fuerza impulsora en la evolución humana hacia la piel oscura. Otros científicos, incluido Charles Darwin, han descartado durante mucho tiempo el cáncer de piel como una fuerza en la evolución porque generalmente afecta a las personas que ya pasaron la edad fértil.

Greaves, quien estudia el papel que desempeñan las enfermedades en la evolución humana, cree que su estudio da crédito a la idea de que cuando los primeros homínidos se despojaron de su pelo desgreñado hace unos dos millones de años, exponían su piel desnuda y pálida al sol en la sabana bañada por el sol. de África, la selección natural favoreció a aquellos que tenían las variaciones más oscuras en el color de la piel para protegerse contra la radiación ultravioleta (UVR) que puede causar cáncer de piel.

Mucho más tarde, hace unos 50.000 a 100.000 años, aquellos que emigraron a los climas fríos del norte ya no necesitaron esa protección y evolucionaron de nuevo a la piel pálida. National Geographic habló con Greaves sobre su investigación.

Señala el cáncer de piel como una razón por la que evolucionó el color de la piel. Entre los cánceres, ¿es el cáncer de piel el único que influye en las protecciones evolutivas?

No puedo pensar en ningún otro cáncer y circunstancia que hubiera tenido un impacto lo suficientemente grande en la supervivencia y la reproducción. Podría pensar que los cánceres pediátricos podrían haber estado sujetos a una selección evolutiva, pero supongo que siempre han sido demasiado raros para provocar una selección protectora.

¿Puede explicar cuándo y por qué nuestros antepasados ​​humanos se volvieron negros?

La evidencia genética sugiere que la piel negra se convirtió en la norma en África hace unos 1,2 millones de años, en la época en que los primeros humanos colonizaban la sabana y habían perdido la mayor parte de su vello corporal. La mayoría de los investigadores creen que la pigmentación negra fue una adaptación esencial para proteger la piel desnuda y pálida contra la radiación ultravioleta solar, que es alta durante todo el año cerca del ecuador.

Ha habido consenso sobre algunos de los efectos potencialmente mortales de la RUV a través de la piel. Las ideas han incluido daño a las glándulas sudoríparas y degradación del ácido fólico y otros nutrientes esenciales en la sangre que circula por la piel.

Pero el cáncer de piel ha sido rechazado universalmente como una posible fuerza selectiva para la adaptación de la piel negra. Esto se debe a que, en los caucásicos de hoy en día, suele ser benigno o letal demasiado tarde en la vida para influir en la evolución. En mi artículo, sugiero que esto está sacando al cáncer del contexto relevante y que la experiencia de los albinos africanos ilustra muy vívidamente cuál podría haber sido el impacto de la RUV intensa en los primeros humanos.

¿Por qué algunas personas luego evolucionaron de nuevo a la piel blanca que originalmente estaba debajo del cabello de los homínidos?

A medida que nuestros antepasados ​​humanos emigraron fuera de África, aquellos que se alejaron de las regiones ecuatoriales y tropicales se sometieron a una selección positiva para una piel más pálida. Esto se debió en parte a la reducción de la presión del daño cutáneo por UVR, pero también a que la piel negra se convirtió en una desventaja, posiblemente porque [la piel pálida es mejor para generar vitamina D] y la piel oscura es más susceptible a la congelación.

Entonces estás diciendo que el cáncer de piel jugó un papel en el color de la piel: los humanos originalmente eran blancos debajo de todo su cabello, luego evolucionaron a negros hace un millón o dos millones de años, luego hace 50.000 a 100.000 años, algunos volvieron al blanco mientras migraban. ¿Más al norte?

Eso es exactamente lo que estoy sugiriendo. Pero a menos que Jared Diamond y Darwin [dos científicos que descartaron el cáncer de piel como un factor en la evolución] tengan razón y la variación del color de la piel sea solo incidental y esté respaldada por preferencias sexuales, entonces tiene que haber una lógica evolutiva.

Naturalmente, hay una especulación considerable en todo este debate, y dar una explicación definitiva e inequívoca de los acontecimientos que sucedieron hace millones de años es muy difícil, si no imposible. Estamos tratando de encontrar la respuesta más plausible a la luz de toda la evidencia disponible, que es la forma en que la ciencia siempre funciona.


Base genética del color de ojos

El gen principal que controla el color de los ojos está relativamente relacionado con los genes que causan el color de la piel. Se cree que todos los ancestros humanos tenían ojos de color marrón oscuro o casi negro y cabello muy oscuro (que también está controlado por genes relacionados con el color de los ojos y el color de la piel). Aunque los ojos marrones todavía se consideran en su mayoría colores de ojos generales dominantes, hay varios colores de ojos diferentes que se ven fácilmente ahora en la población mundial de seres humanos. Entonces, ¿de dónde vienen todos estos colores de ojos?

Si bien aún se están recopilando pruebas, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que la selección natural para los colores de ojos más claros está relacionada con la relajación de la selección para los tonos de piel más oscuros. A medida que los antepasados ​​humanos comenzaron a migrar a varios lugares del mundo, la presión para seleccionar el color de piel oscura no fue tan intensa. Particularmente innecesario para los antepasados ​​humanos que se establecieron en lo que ahora son las naciones de Europa Occidental, la selección de piel oscura y ojos oscuros ya no era necesaria para sobrevivir. Estas latitudes mucho más altas permitían diferentes estaciones y ninguna luz solar directa como cerca del ecuador en el continente africano. Dado que la presión de selección ya no era tan intensa, era más probable que los genes mutaran.

El color de ojos es un poco complejo cuando se habla de genética. El color de los ojos humanos no lo dicta un solo gen como muchos de los otros rasgos. En cambio, se considera un rasgo poligénico, lo que significa que hay varios genes diferentes en varios cromosomas que llevan información sobre el color de ojos que debe poseer un individuo. Estos genes, cuando se expresan, se combinan para formar varios tonos de diferentes colores. La selección relajada del color de ojos oscuros también permitió que se afianzaran más mutaciones. Esto creó aún más alelos disponibles para combinar en el acervo genético para crear diferentes colores de ojos.

Las personas que pueden rastrear a sus antepasados ​​hasta los países de Europa occidental generalmente tienen un color de piel más claro y un color de ojos más claro que los de otras partes del mundo. Algunos de estos individuos también han mostrado partes de su ADN que eran muy similares a las del linaje neandertal extinto hace mucho tiempo. Se pensaba que los neandertales tenían el cabello y los ojos más claros que sus Homo sapien primos.


¿A qué hora desapareció la piel oscura de Europa? - biología

Europa prehistórica: primeros europeos


La Europa prehistórica se refiere al período prehistórico de Europa, usualmente tomado para referirse a la prehistoria humana desde el Paleolítico Inferior, pero en principio también se extiende a la escala de tiempo geológico -para lo cual ver Historia geológica de Europa.

Desde el Paleolítico Inferior, hace aproximadamente 1,8 millones de años, y hasta el Paleolítico Superior o hace 20.000 años, Europa estuvo poblada por Homo erectus y Homo neanderthalensis. En el Paleolítico Superior y Mesolítico, desde hace unos 43.000 a 6.000 años, Europa tuvo poblaciones de cazadores-recolectores de Homo sapiens. Durante el último máximo glacial, gran parte de Europa se despobló y se volvió a asentar, hace unos 15.000 años. El Neolítico europeo comenzó hace unos 9.000 años en el sureste de Europa y llegó al norte de Europa hace unos 5.000 años.

El precursor de la edad del Bronce fue el Calcolítico o Edad del Cobre, un sitio arqueológico en Serbia contiene la evidencia más antigua del mundo de fabricación de cobre a altas temperaturas, de hace 7.500 años. La Edad del Bronce europea comienza alrededor del 3200 a. C. en Grecia. La Edad del Hierro europea comienza alrededor del 1200 a. C. y se extiende al norte de Europa hacia el 500 a. C. Durante la Edad del Hierro, Europa entra gradualmente en el período histórico. La alfabetización llegó al mundo mediterráneo desde el siglo VIII a.C. (Antigüedad clásica), el norte de Europa, incluido el norte de Rusia, permaneció en el período prehistórico hasta finales de la Edad Media, alrededor del 1400 d.C., con las Cruzadas del Norte. Por lo tanto, gran parte de Europa estuvo en una etapa de protohistoria durante un largo período. Lee mas .

En las noticias .


Rostros recreados de antiguos europeos, incluida la mujer neandertal y el hombre Cromañón Live Science - 29 de enero de 2019
Hace unos 5.600 años, una mujer de 20 años fue enterrada con un pequeño bebé descansando sobre su pecho, una triste pista de que probablemente murió al dar a luz durante el Neolítico. Esta mujer y otros seis europeos antiguos, incluido un hombre de Cromañón, una mujer de Neandertal y un tipo que lucía un moño del 250 a. C. - están en exhibición en un museo en Brighton, Inglaterra, ahora que un artista forense ha recreado sus rostros.


Face of the first Briton is revealed: DNA analysis shows 10,000-year-old man had 'dark to black' skin with blue eyes and curly hair - and is related to one in 10 of today's Brits Daily Mail - February 7, 2018
The first ancient Britons had black skin, dark curly hair and blue eyes, according to DNA tests. The extraordinary findings were made by cutting-edge genetic tests and facial reconstruction techniques carried out for the first time on the bones of Cheddar Man who died 10,000 years ago. The bones, found in Somerset's Cheddar Gorge, are the oldest near-complete human skeleton ever found in Britain and scientists said they were surprised to discover that the earliest Briton would be considered black if he lived today. The research suggests the first inhabitants of the British isles developed white skin later on than previously thought.


DNA secrets of Ice Age Europe unlocked BBC - May 2, 2016
A study of DNA from ancient human bones has helped unlock the secrets of Europe's Ice Age inhabitants. Researchers analyzed the genomes of 51 individuals who lived between 45,000 years ago and 7,000 years ago. The results reveal details about the biology of these early inhabitants, such as skin and eye color, and how different populations were related. It also shows that Neanderthal ancestry in Europeans has been shrinking over time, perhaps due to natural selection.


Why Did Ancient Europeans Just Disappear 14,500 Years Ago? Live Science - March 2, 2016
Some of Europe's earliest inhabitants mysteriously vanished toward the end of the last ice age and were largely replaced by others, a new genetic analysis finds. The finds come from an analysis of dozens of ancient fossil remains collected across Europe. The genetic turnover was likely the result of a rapidly changing climate, which the earlier inhabitants of Europe couldn't adapt to quickly enough, said the study's co-author, Cosimo Posth, an archaeo-genetics doctoral candidate at the University of Tubingen in Germany.


Europe's fourth ancestral 'tribe' uncovered BBC - November 16, 2015
Geneticists have detected a fourth ancestral "tribe" which contributed to the modern European gene pool. Research shows Europeans are a mixture of three major ancestral populations - indigenous hunters, Middle Eastern farmers and a population that arrived from the east during the Bronze Age. DNA from ancient remains in the Caucasus has now revealed a fourth population that fed into the mix.

'Fourth strand' of European ancestry originated with hunter-gatherers isolated by Ice Age PhysOrg - November 16, 2015
The first sequencing of ancient genomes extracted from human remains that date back to the Late Upper Paleolithic period over 13,000 years ago has revealed a previously unknown "fourth strand" of ancient European ancestry. This new lineage stems from populations of hunter-gatherers that split from western hunter-gatherers shortly after the 'out of Africa' expansion some 45,000 years ago and went on to settle in the Caucasus region, where southern Russia meets Georgia today.


Most European men descended from just three ancestors Telegraph - May 20, 2015
Almost two out of three modern European men (64 per cent) were descended from just three Bronze Age males. DNA evidence has shown that most men in Europe descend from just three Bronze Age males. Archaeologists have been puzzled about whether European populations started to surge in the stone age or later. But the new research appears to suggest that there was a rapid expansion of communities in the succeeding Bronze Age. It appears that that between 2,000 and 4,000 years ago there was a raid explosion in the size of populations from the Balkans to the British Isles. Y-chromosome DNA sequences from skeletal remains are becoming available, and this will help us to understand what happened, and when.


Analysis of bones found in Romania offer evidence of human and Neanderthal interbreeding in Europe PhysOrg - May 14, 2015
DNA testing of a human mandible fossil found in Romania has revealed a genome with 4.8 to 11.3 percent Neanderthal DNA its original owner died approximately 40,000 years ago, Palaeogenomicist Qiaomei Fu reported to audience members at a Biology of Genomes meeting in New York last week. She noted also that she and her research team found long Neanderthal sequences. The high percentage suggests, she added, that the human had a Neanderthal in its family tree going back just four to six generations. The finding by the team provides strong evidence that humans and Neanderthals continued breeding in Europe, long after their initial co-mingling in the Middle East (after humans began migrating out of Africa.)


Ancient Europeans intolerant to lactose for 5,000 years after they adopted agriculture PhysOrg - October 21, 2014
By analyzing DNA extracted from the petrous bones of skulls of ancient Europeans, scientists have identified that these peoples remained intolerant to lactose (natural sugar in the milk of mammals) for 5,000 years after they adopted agricultural practices and 4,000 years after the onset of cheese-making among Central European Neolithic farmers.


Human fossils from 'oldest Parisian' BBC - October 9, 2014
Scientists have unearthed rare, ancient human remains in silts close to the River Seine in France. The left arm bones are dated to about 200,000 years ago, and look to be Neanderthal - although the researchers say that with no other fossils it is impossible to make a full description. There is little Neanderthal material of this age in northwest Europe.


Europeans drawn from three ancient 'tribes' BBC - September 18, 2014
The modern European gene pool was formed when three ancient populations mixed within the last 7,000 years. Blue-eyed, swarthy hunters mingled with brown-eyed, pale skinned farmers as the latter swept into Europe from the Near East. But another, mysterious population with Siberian affinities also contributed to the genetic landscape of the continent. The findings are based on analysis of genomes from nine ancient Europeans. Agriculture originated in the Near East - in modern Syria, Iraq and Israel - before expanding into Europe around 7,500 years ago.


New branch added to European family tree: Europeans descended from at least 3, not 2, groups of ancient humans Science Daily - September 17, 2014
Previous work suggested that Europeans descended from two ancestral groups: indigenous hunter-gatherers and early European farmers. This new study shows that there was also a third ancestral group, the Ancient North Eurasians, who contributed genetic material to almost all present-day Europeans. The research also reveals an even older lineage, the Basal Eurasians. The setting: Europe, about 7,500 years ago. Agriculture was sweeping in from the Near East, bringing early farmers into contact with hunter-gatherers who had already been living in Europe for tens of thousands of years.


Hunter-gatherer European had blue eyes and dark skin BBC - January 27, 2014
Scientists have shed light on what ancient Europeans looked like. Genetic tests reveal that a hunter-gatherer who lived 7,000 years ago had the unusual combination of dark skin and hair and blue eyes. It has surprised scientists, who thought that the early inhabitants of Europe were fair. Two hunter-gatherer skeletons were discovered in a cave in the mountains of north-west Spain in 2006. The cool, dark conditions meant the remains (called La Brana 1 and 2) were remarkably well preserved. Scientists were able to extract DNA from a tooth of one of the ancient men and sequence his genome. The team found that the early European was most closely genetically related to people in Sweden and Finland. But while his eyes were blue, his genes reveal that his hair was black or brown and his skin was dark. This was a result that was unexpected.


Spanish hunter-gatherer had blue eyes and dark skin PhysOrg - January 27, 2014
La Brana 1, name used to baptize a 7,000 years old individual from the Mesolithic Period, whose remains were recovered at La Brana-Arintero site in Valdelugueros (Leon, Spain) had blue eyes and dark skin. The Mesolithic, a period that lasted from 10,000 to 5,000 years ago (between the Paleolithic and the Neolithic), ends with the advent of agriculture and livestock farming, coming from the Middle-East. The arrival of the Neolithic, with a carbohydrate-based diet and new pathogens transmitted by domesticated animals, entailed metabolic and immunological challenges that were reflected in genetic adaptations of post-Mesolithic populations. Among these is the ability to digest lactose, which La Brana individual could not do.


Ancient European Farmers and Hunter-Gatherers Coexisted, Sans Sex Live Science - October 10, 2013
Neolithic hunter-gatherers and farmers lived side by side without having sex for more than 2,000 years, new research suggests. Analysis of fossil skeletons unearthed in a cave in Germany revealed that the two populations remained mostly separate for two millennia, despite living in the same region.


Prehistoric Europeans spiced their cooking BBC - August 22, 2013
Europeans had a taste for spicy food at least 6,000 years ago, it seems. Researchers found evidence for garlic mustard in the residues left on ancient pottery shards discovered in what is now Denmark and Germany. The spice was found alongside fat residues from meat and fish.

Prehistoric Europeans Liked Spicy Food, Study Suggests Live Science - August 22, 2013

A piece of an ancient cooking pot with some blackened foodresidue on it. The pottery shard, excavated from an archaeological site in northern Europe, is more than 6,000 years old.


Oldest Poison Pushes Back Ancient Civilization 20,000 Years Live Science - July 30, 2012
The late Stone Age may have had an earlier start in Africa than previously thought - by some 20,000 years. new analysis of artifacts from a cave in South Africa reveals that the residents were carving bone tools, using pigments, making beads and even using poison 44,000 years ago. These sorts of artifacts had previously been linked to the San culture, which was thought to have emerged around 20,000 years ago. "Our research proves that the Later Stone Age emerged in South Africa far earlier than has been believed and occurred at about the same time as the arrival of modern humans in Europe," study researcher Paola Villa, a curator at the University of Colorado Museum of Natural History, said in a statement.


Later Stone Age Got Earlier Start in South Africa Than Thought Science Daily - July 30, 2012
The Later Stone Age emerged in South Africa more than 20,000 years earlier than previously believed - about the same time humans were migrating from Africa to the European continent, says a new international study led by the University of Colorado Boulder. The study shows the onset of the Later Stone Age in South Africa likely began some 44,000 to 42,000 years ago, said Paola Villa, a curator at the University of Colorado Museum of Natural History and lead study author. The new dates are based on the use of precisely calibrated radiocarbon dates linked to organic artifacts found at Border Cave in the Lebombo Mountains on the border of South Africa and Swaziland containing evidence of hominid occupation going back 200,000 years.


Teeth and jaw are from 'earliest Europeans' BBC - November 2, 2011
Worn ancient teeth and a jaw fragment unearthed in the UK and Italy have something revealing to say about how modern humans conquered the globe. The finds in Kents Cavern, Devon, and Grotta del Cavallo, Apulia, have been confirmed as the earliest known remains of Homo sapiens in Europe. Careful dating suggests they are more than 41,000 years old, and perhaps as much as 45,000 years old in the case of the Italian "baby teeth".


Early human fossils unearthed in Ukraine BBC - June 21, 2011
Ancient remains uncovered in Ukraine represent some of the oldest evidence of modern people in Europe, experts have claimed. Archaeologists found human bones and teeth, tools, ivory ornaments and animal remains at the Buran-Kaya cave site. The 32,000-year-old fossils bear cut marks suggesting they were defleshed as part of a post-mortem ritual.


Archaeologists discover Britain's 'oldest house' BBC - August 11, 2010
The circular structure, found at a site near Scarborough, North Yorkshire, has been dated as being made in 8,500 BC. Described as a "sensational discovery" by archaeologists, this is 500 years earlier than the previous oldest house. The teams from the universities of Manchester and York are also examining a nearby wooden platform, which is being claimed as the oldest example of carpentry in Europe. Nicky Milner, an archaeologist from the University York, says such sites are "incredibly rare" - and that finding such early evidence of settled living gives a new insight into hunter gatherers.


Europe's Ancestors: Cro-Magnon 28,000 Years Old Had DNA Like Modern Humans Science Daily - July 16, 2008
Some 40,000 years ago, Cro-Magnons -- the first people who had a skeleton that looked anatomically modern -- entered Europe, coming from Africa. A group of geneticists, coordinated by Guido Barbujani and David Caramelli of the Universities of Ferrara and Florence, shows that a Cro-Magnoid individual who lived in Southern Italy 28,000 years ago was a modern European, genetically as well as anatomically.


"First European" Confirmed to Be 1.2 Million Years Old National Geographic - March 27, 2008
An analysis of an ancient jaw containing teeth has confirmed that humans reached Western Europe well over a million years ago, far earlier than previously thought. The prehistoric fossil was excavated last June at Atapuerca in northern Spain, along with a previously reported tooth and stone tools used for butchering meat. At the time, scientists announced that they had dated the separate tooth to 1.2 million years ago but that more research was needed before the find could be reported in a scientific journal.


First Europeans Came From Asia, Not Africa, Tooth Study Suggests National Geographic - August 6, 2007
Europe's first early human colonizers were from Asia, not Africa, a new analysis of more than 5,000 ancient teeth suggests. Researchers had traditionally assumed that Europe was settled in waves starting around two million years ago, as our ancient ancestors - collectively known as hominids - came over from Africa.


Fossil Tooth Belonged to Earliest Western European, Experts Say National Geographic - July 2, 2007
A fossil tooth discovered last week in Spain belonged to the oldest known western European, scientists have announced. The early-human molar was discovered last Wednesday at the Sierra Atapuerca archaeological site in the Burgos Province of northern Spain. Caves at the site, which lies about 15 miles (25 kilometers) east of the provincial capital of Burgos, have previously yielded other prehistoric human remains (map of Spain). Early human fossils found at the nearby Gran Dolina site in 1994 indicated that humans had occupied Europe as far back as 800,000 years ago - about 300,000 years earlier than previously thought.


Skull Is First Fossil Proof of Human Migration Theory, Study Says National Geographic - January 13, 2007
A 36,000-year-old skull from South Africa provides the first fossil evidence that modern humans left Africa 70,000 to 50,000 years ago to colonize Eurasia, new research suggests. The "out of Africa" theory holds that modern humans left East Africa only relatively recently, pushing into southern Africa, the Middle East, Eurasia, and Australia sometime between 70,000 to 50,000 years ago. This theory is bolstered not only by this latest discovery but also by a separate find in Russia, in which human teeth and artifacts have been dated to around the same age as the South Africa skull.


Clues found for early Europeans BBC - January 13, 2007
An archaeological find in Russia has shed light on the migration of modern humans into Europe. Artefacts uncovered at the Kostenki site, south of Moscow, suggest modern humans were at this spot about 45,000 years ago. The first moderns may have entered Europe through a different route than was previously thought, the international team reports. This reflects an entry from the Levant (eastern shores of the Mediterranean) just before 44,000 years ago.


Stone Tools Reveal Humans Lived in Britain 700,000 Years Ago National Geographic - December 17, 2005
Stone tools found on the coast of Britain suggest early humans first colonized northern Europe much earlier than previously known. Ancient flints discovered in cliffs at Pakefield in eastern England show humans lived in northern Europe some 700,000 years ago, according to researchers. They say the find indicates that humans journeyed into Britain 200,000 years earlier than experts had suspected. Flints typical of crafted tools used for butchering meat and cutting wood were found in sediments along with the remains of hippos, elephants, and other exotic animals. The long-extinct wildlife dates the flints back to a much warmer period when Britain was still connected to continental Europe via a land bridge.


Early Humans Settled India Before Europe, Study Suggests National Geographic - November 14, 2005
Modern humans migrated out of Africa and into India much earlier than once believed, driving older hominids in present-day India to extinction and creating some of the earliest art and architecture, a new study suggests. The research places modern humans in India tens of thousands of years before their arrival in Europe.


Prehistoric Bones Point to First Modern-Human Settlement in Europe National Geographic - May 19, 2005
Scientists have confirmed that bones found in the Czech Republic represent the earliest human settlement in Europe. The collection of bones, which include samples from two males and two females, was excavated from the site of Mladec more than a century ago. Scientists have until now failed to date the fossils accurately. The new research, using radiocarbon dating, has shown the bones to be about 31,000 radiocarbon years old. (Radiocarbon years and calendar years don't always match. Radiocarbon dating is based on the decay rate of Carbon 14, a radioactive form of carbon present in the atmosphere that is absorbed by all living things. Atmospheric abundance of Carbon 14 has varied over time. This makes it difficult to assign calendar dates to the fossil remains of organisms from certain time periods, as in the case of the Mladec bones.) Modern humans began moving into Europe about 40,000 years ago. At the time, the Neandertals (also called Neanderthals) were still present in Europe. The two groups lived alongside each other until the Neandertals disappeared around 28,000 years ago.


DNA Study Traces European Ancestors to 10 Men

About 80 percent of Europeans arose from primitive hunters who arrived about 40,000 years ago, endured the long ice age and then expanded rapidly to dominate the continent, a new study shows. Researchers analyzing the Y chromosome taken from 1,007 men from 25 different locations in Europe found a pattern that suggests four out of five of the men shared a common male ancestor about 40,000 years ago.

Peter A. Underhill, a senior researcher at the Stanford Genome Technology Center in Palo Alto, Calif., and co-author of the study, said the research supports conclusions from archaeological, linguistic and other DNA evidence about the settlement of Europe by ancient peoples. When we can get different lines of evidence that tell the same story, then we feel we are telling the true history of the species. The researchers used the Y chromosome in the study because its rare changes establish a pattern that can be traced back hundreds of generations, thus helping to plot the movement of ancient humans. The Y chromosome is inherited only by sons from their fathers. When sperm carrying the Y chromosome fertilizes an egg it directs the resulting baby to be a male. An X chromosome from the father allows a fertilized egg to be female.

The Y chromosome has about 60 million DNA base pairs. Changes in those base pairs happen infrequently, but they occur often enough to establish patterns that can be used to trace the ancestry of people. Researchers looking at the 1,007 chromosome samples from Europe identified 22 specific markers that formed a specific pattern of change. Underhill said the researchers found that about 80 percent of all European males shared a single pattern, suggesting they had a common ancestor thousands of generations ago.

The basic pattern had some changes that apparently developed among people who once shared a common ancestor and then were isolated for many generations. This scenario supports other studies about the Paleolithic European groups. Those studies suggest that a primitive, stone-age human came to Europe, probably from Central Asia and the Middle East, in two waves of migration beginning about 40,000 years ago. Their numbers were small and they lived by hunting animals and gathering plant food. They used crudely sharpened stones and fire. About 24,000 years ago, the last ice age began, with mountain-sized glaciers moving across most of Europe. The Paleolithic Europeans retreated before the ice, finding refuge for hundreds of generations in three areas: what is now Spain, the Balkans and the Ukraine.

When the glaciers melted, about 16,000 years ago, the Paleolithic tribes resettled the rest of Europe. Y chromosome mutations occurred among people in each of the ice age refuges, said Underhill. He said the research shows a pattern that developed in Spain is now most common in northwest Europe, while the Ukraine pattern is mostly in Eastern Europe and the Balkan pattern is most common in Central Europe.

About 8,000 years ago a more advanced people, the Neolithic, migrated to Europe from the Middle East, bringing with them a new Y chromosome pattern and a new way of life - agriculture. About 20 percent of Europeans now have the Y chromosome pattern from this migration. Archaeological digs in European caves clearly show that before 8,000 years ago, most humans lived by gathering and hunting. After that, there are traces of grains and other agricultural products. Earlier studies had traced European migration patterns using the DNA contained in the mitochondria, a key part of each cell. This type is DNA is passed down from mother to daughter."

Antonio Torroni, a researcher at the University of Urbino, Italy, who first proposed that early humans retreated to Spain during the ice age, said in a separate Science report that the Y chromosome study fits completely' with the mitochondria studies. The Y chromosome studies are also consistent with genetic studies showing a broader picture of human migration. In general, studies show that modern humans first arose in Africa about 100,000 years ago and thousands of years later began a long series of migrations, he said. Some groups migrated eastward and humans are known to have existed in Australia about 60,000 years ago. Other groups crossed the land bridge into the Middle East. Humans appeared in Central Asia about 50,000 years ago. From there, the theory goes, some migrated west, arriving in Europe about 40,000 years ago. Later, some migrated east, across the Bering Straits, to the Americas.


Inuits live in very cold climates, why do they have dark skin?

Despite the frigid, ice covered landscape of Northern Canada and Alaska, the Inuits remain warm beneath parkas of animal hide. Warm and…tan. Despite barely seeing the light of day, the native people’s skin retains a bronze glow.

Even in the early 20th century, scientists were trying to understand and map skin color. Felix Von Luschan, a doctor and anthropologist, created a Human Skin Colour Distribution containing 36 different color tiles to characterize skin tones. The further a person’s ancestors are from the equator, the fairer the person’s skin should be, according to his scale.

More recently, Penn State anthropologists Nina Jablonski and George Chaplin wrote in a 2000 edition of Ciencias that there is a correlation between the skin color in people residing in an area for more than 500 years and their exposure to ultraviolet light. They even came up with an equation that determined the pigments of a population based on sun exposure and length of time spent living in an area. But neither their nor Von Luschan’s research answered the question of an Inuk’s bronze complexion without exposure to a great deal of sun.

Jablonski and Chaplin were onto something though, when they realized that the body’s interaction with UV rays from the sun, was tied together with skin tone. Skin color is determined genetically. Genes tell the body how much of the two types of melanin, the pigment that helps to determine the skin color, to produce. Pheomelanin causes reddish yellow pigments, and eumelanin gives deep brown coloring. But skin tone is not all genetic: more melanin is produced when you are out in the sun. Sunlight exposure causes the optic nerve to signal the pituitary glad to release more melanin. Thus, you tan.

Ultraviolet, or UV rays, from the sun are responsible for activating the melanin. As melanin levels rise and our body’s natural pigment darkens, protection against the sun’s rays increases. Too much UV exposure can deplete vitamin B folate –used by the cells to create DNA. On a smaller scale, the rays can also cause painful sunburns, with too much exposure leading to cancer.

However, UV rays aren’t all bad for us: they naturally convert cholesterol into Vitamin D, which is crucial in protecting the body against certain cancers, heart disease, diabetes, and mental illnesses.

When the ancestors of modern man separated from apes, they were covered in hair. Little UV light reached their skin and as a result, anthropologists believe they were fair skinned. As modern humans evolved however, their body hair became finer and thinner, leaving their skin more exposed to the equatorial sun. To adapt, their bodies produced more melanin to protect them from damaging UV rays. Increased melanin made their skin become darker.

As early humans started migrating north into Europe and east into Asia, they were exposed to different amounts of sun. Those who went north found their dark skin worked against them–preventing them from absorbing enough sunlight to create vitamin D. To adapt, these humans started producing less melanin.

But Inuits’ vitamin D intake wasn’t dependent upon the sun. They get all that they need from their diet, heavy on types of fatty fish that are naturally rich in vitamin D. The plentiful amounts of the vitamin kept them from developing less melanin. In fact, before milk was fortified with D, people living outside of Northern Canada and Alaska loaded their diets with fishy products, such as cod liver oil, to get their daily supplement. So despite their chilly climate and lack of sun exposure, it’s the Inuit diet that has kept them in their natural glow.

Editor’s note: The content of this story has been changed based on a reader’s comment about the plural and singular usage of the word Inuit. Where ‘Inuit’ was originally referencing a single person, the word has been changed to Inuk.