Información

¿Por qué los cerebros de las formas de vida más avanzadas no están en el medio de sus cuerpos?

¿Por qué los cerebros de las formas de vida más avanzadas no están en el medio de sus cuerpos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Esta pregunta está diseñada para ser la sucesora de ¿Por qué la mayoría de los animales no tienen "cabezas" en el medio de sus cuerpos?

La pregunta anterior era errónea, ya que no define con precisión qué constituye una "cabeza".

Siguiendo con el tema, la pregunta aquí se centra en gran medida en la ubicación de cerebros y estructuras similares al cerebro.

Intuitivamente, el sentido común dictaría mantener el cerebro aproximadamente equidistante de todo lo que controla, disminuyendo el número de puntos de falla potenciales entre el cerebro y los periféricos.

El argumento estándar a favor de poner el cerebro en la cabeza en lugar de en el medio es el procesamiento visual especializado dedicado. Este argumento se desacredita fácilmente ya que no hay ninguna razón por la que no pueda tener un cerebro en el medio del cuerpo y un coprocesador óptico dedicado más pequeño en la cabeza. (similar a cómo un cierto diseño de computadora portátil premium hace 7 años solo tenía video integrado incorporado, pero viene con una base que suministra una tarjeta de video externa de alta gama). La cabeza-cerebro más pequeña ejecutaría todo el procesamiento intensivo y enviaría una representación compacta al cerebro central, agregando una cantidad modesta de tiempo de reacción adicional. Crédito adicional si el cerebro central puede descargar parcialmente los procesos de pensamiento de alto nivel o muy espaciales al cerebro más pequeño (piense en ello como si se usara una CPU y una GPU trabajando juntas para resolver un problema más rápidamente que la CPU por sí sola).


Porque la cabeza es donde se encuentran la mayoría de los órganos sensoriales, y una vez que el cerebro comenzó a desarrollarse allí, fue básicamente imposible moverlo. Se depende tanto de su ubicación, que si se moviera, muchos nervios ya no se dirigirían al lugar correcto, ya que existen limitaciones mioesqueléticas a su alrededor. Básicamente, la mayoría de los animales se forman alrededor del sistema nervioso central y el movimiento de los principales complejos de órganos basales simplemente no ocurre en la evolución. Mover el cerebro sería imposible una vez que se llega a cosas como los vertebrados.

Las CPU más pequeñas solo funcionan en sistemas con mucha redundancia, lo cual no es una cuestión de animales. Centralizar el procesamiento tiene su propia ventaja porque las partes del cerebro tienen que comunicarse mucho con otras partes. Básicamente, tendría que tener casi otro cerebro completo, lo que anula cualquier ventaja.

Por último, realmente no hay mucha ventaja en mover el cerebro hacia la cavidad torácica, ya que para la mayoría de los animales el cerebro es lo suficientemente pequeño como para estar tan seguro en la cabeza como en cualquier otro lugar.

Dicho esto, hay animales con un cerebro en la sección media; se llaman cefalópodos.


¿Podrían las mitocondrias ser la clave para un cerebro sano?

Mucho antes de que los primeros animales nadaran a través de la superficie cubierta de agua de la Tierra y el pasado antiguo de los rsquos, tuvo lugar uno de los encuentros más importantes en la historia de la vida. Una bacteria primitiva fue engullida por nuestro antepasado más antiguo y mdash una sola célula flotante. Los dos se fusionaron para formar una relación mutuamente beneficiosa que ha durado más de mil millones de años, el último brindando un hogar seguro y cómodo y el primero convirtiéndose en una potencia, impulsando los procesos necesarios para mantener la vida.

Esa es la mejor hipótesis hasta la fecha sobre cómo se formaron los componentes celulares, u orgánulos, conocidos como mitocondrias. Hoy en día, billones de estos descendientes bacterianos viven dentro de nuestros cuerpos, produciendo ATP, la fuente de energía molecular que sustenta nuestras células. A pesar de estar inseparablemente integradas en la maquinaria del cuerpo humano, las mitocondrias también llevan restos de su pasado bacteriano, como su propio conjunto de ADN.

El ADN que constituye el genoma humano está contenido dentro del núcleo de nuestras células. Pero las mitocondrias poseen su propio conjunto de ADN circular, que probablemente sea un remanente de su antiguo pasado bacteriano.

Estas características hacen que las mitocondrias sean un elemento crítico de nuestras células y una fuente potencial de problemas. Al igual que el ADN dentro de los núcleos de nuestras células que forma el genoma humano, el ADN mitocondrial puede albergar mutaciones. La edad, el estrés y otros factores pueden alterar muchas funciones de las mitocondrias y rsquos. Además de eso, la lesión mitocondrial puede liberar moléculas que, debido a sus similitudes con las producidas por bacterias, pueden ser confundidas por nuestro sistema inmunológico con invasores extraños, desencadenando una respuesta inflamatoria dañina contra nuestras propias células.

Hay un órgano que parece ser particularmente vulnerable al daño mitocondrial: nuestros cerebros hambrientos de energía. "Cuanto más exigente es una célula, más mitocondrias tiene y más crítica es la salud de las mitocondrias, por lo que hay más posibilidades de que las cosas salgan mal", dice Andrew Moehlman, investigador postdoctoral que estudia la neurodegeneración en el Instituto Nacional de Neurología de EE. UU. Trastornos y accidentes cerebrovasculares (NINDS). Según algunas estimaciones, cada neurona puede tener hasta 2 millones de mitocondrias.

Un pequeño pero creciente número de científicos ahora está prestando atención a las contribuciones de las mitocondrias en la salud del cerebro. Los estudios en humanos y animales de laboratorio, aunque muchos de ellos todavía son preliminares, sugieren que estos orgánulos podrían ser actores clave en prácticamente todos los tipos de trastornos cerebrales, incluidas las afecciones del desarrollo neurológico como el autismo, enfermedades psiquiátricas como la depresión y la esquizofrenia y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y los rsquos. Incluso pueden estar en el corazón de un misterio perdurable para los investigadores que estudian los trastornos cerebrales: cómo interactúan las predisposiciones genéticas y las influencias ambientales para poner a las personas en riesgo de desarrollar estas afecciones.


Lectura recomendada

Carbohidratos: una historia de amor

Las ventajas del ayuno, sin nada del trabajo

La única buena razón para prohibir los esteroides en el béisbol: prevenir una carrera armamentista

Antes de buscar ayuda sobre la molécula de diéster, D’Agostino buscó a Arnold en línea y encontró sus publicaciones en los foros de mensajes de culturismo, el tipo de foros en los que los levantadores serios debaten los puntos más sutiles de la nutrición, los suplementos y, a veces, los esteroides anabólicos. Arnold, que se había convertido en una especie de celebridad en los foros, rara vez perdía la oportunidad de mostrar su vasto conocimiento. D'Agostino dice que es "un poco indiferente a los esteroides". Arnold, razonó, había hecho “muchas cosas diferentes a lo largo de los años”, algunas legales y otras no, para estirar los límites del desempeño humano. Si bien los esteroides habían sacudido el mundo del béisbol profesional, parecían mucho menos escandalosos en el mundo del culturismo con el que D'Agostino estaba familiarizado. Además, dice, “había agotado todas mis fuentes en la academia. ¿Qué tenía que perder?

D’Agostino le envió un mensaje a Arnold en Facebook. Con la esperanza de despertar el interés de Arnold en el proyecto, señaló que, además de los posibles beneficios médicos, las cetonas sintéticas podrían ser prometedoras para mejorar el rendimiento. Cuando llegó el mensaje, Arnold estaba tres años fuera de prisión y regresaba a su laboratorio en Seymour, Illinois, una pequeña ciudad en las afueras de Champaign. Había vuelto al trabajo que mejor conocía: fabricar y comercializar sus propias líneas de suplementos nutricionales.

Pero las cosas no iban bien. Su nueva empresa estaba en desorden y en el punto de mira de otra investigación federal. La nota inesperada de D'Agostino abrió la posibilidad de reinventar el negocio de Arnold. Quizás, pensó, incluso podría redimir su reputación.

Un doctorado investigador y un ex convicto sin un título avanzado forman una pareja poco probable. Pero a medida que desarrollaron una relación de trabajo, D'Agostino y Arnold vieron que tenían mucho en común. A lo largo de los años, Arnold ha experimentado con algunos de sus propios productos, y él también tuvo una vez el físico desgarrado de un culturista competitivo. Ahora de 53 años, todavía tiene el cuello grueso y los hombros como rocas de alguien que pasa mucho tiempo en el gimnasio.

En otra vida, Arnold podría haber seguido el mismo camino que D'Agostino y convertirse en un académico exitoso o encontrar un trabajo en una compañía farmacéutica. Pero las diferencias entre los dos hombres fueron evidentes desde una edad temprana. D’Agostino creció en el centro de Nueva Jersey, empacando heno y conduciendo tractores en la granja de 200 acres de su vecino. Después de enamorarse de la biología en la escuela secundaria, se fue a Rutgers, donde se convirtió en un estudiante serio. Arnold creció en Guilford, Connecticut, una pequeña ciudad costera. Era un estudiante errático, sobresaliendo en las clases que encontraba interesantes, particularmente química, y se tambaleaba en las que no.

"Yo era antisocial", dice Arnold, quien aparece en la conversación como un híbrido inusual: una parte hermano musculoso, una parte sabio de la química. "Llegué a la escuela, no estoy sonriendo. Todos los demás están sonriendo. ¿Por qué no estás sonriendo? Vete a la mierda. ¿Sabes? Porque no lo entiendes ".

Arnold y sus dos hermanos mayores pasaron mucho tiempo en su sótano, donde, después de encontrar un viejo juego de pesas en la casa de su abuelo, montaron un pequeño gimnasio. En la escuela secundaria, Arnold ya había asumido el papel de gurú de la nutrición y el desarrollo muscular que asumiría más adelante en la vida. Su hermano John había comenzado a competir en competencias de culturismo, y el trabajo de Arnold era averiguar qué debería comer John cada día mientras entrenaba. Arnold hacía sus propios suplementos en la cocina familiar, formando pequeños panecillos con leche, proteína de huevo en polvo, mantequilla de maní y miel, y luego los congelaba para su uso posterior. "Gané mi primer concurso gracias a Patrick", dice John.

Cuando Arnold leyó sobre las drogas que mejoran el rendimiento cuando era niño, las advertencias contra su uso solo despertaron su curiosidad. Primero probó esteroides mientras trabajaba en la construcción después de abandonar la Universidad de New Haven. Finalmente terminó su licenciatura y luego tomó varios cursos de posgrado en química orgánica. Pero su verdadera formación en la fabricación de esteroides, dice, comenzó en 1990, cuando comenzó a trabajar para una empresa en Nueva Jersey que fabricaba químicos para geles y acondicionadores para el cabello, entre otros productos. El trabajo de nivel de entrada de Arnold, sintetizar moléculas simples y luego esperar para verificar la temperatura de las reacciones, fue abrumador para alguien de sus habilidades. Pero el trabajo incluía ventajas valiosas: acceso a un laboratorio y una biblioteca de química bien surtida en el piso de Arnold.

Primero intentó sintetizar testosterona, usando extracto de un ñame picado, dice, pero solo logró hacer un gran lío. Esa experiencia llevó a Arnold a una idea que le resultaría muy útil a lo largo de su carrera: si desea sintetizar compuestos químicos, no empiece desde cero. En su lugar, busque la materia prima más cercana que esté disponible comercialmente. "Es como si quisieras construir un coche", le dijo Arnold al gurú de la autoayuda Tim Ferriss hace unos años. "No haces tu propia goma ni haces tu propio acero".

A lo largo de los años, a medida que Arnold continuaba leyendo y absorbiendo más literatura científica sobre los esteroides, su conocimiento de los compuestos disponibles comercialmente resultaría útil una y otra vez. Dice que primero se dio cuenta de los beneficios potenciales de mejorar el rendimiento de andro, el medicamento que luego utilizó McGwire, al leer antiguas patentes de la antigua Alemania Oriental.

The Clear, que Arnold desarrollaría años más tarde, no fue tanto un golpe de genio creativo como un testimonio de la amplitud de sus conocimientos. Arnold había leído sobre una molécula llamada norboletona en algunas de las primeras publicaciones sobre los esteroides anabólicos, y sabía que tenía el poder de agregar músculo y masa. No tenía una forma de hacer norboletona desde cero, pero reconoció que la estructura química del esteroide era muy similar a la de la progestina, una molécula utilizada en las píldoras anticonceptivas. Pronto descubrió que era fácil pedir progestina de China y que, al agregar hidrógeno, podía convertirlo en norboletona.

Cuando los funcionarios de la Agencia Antidopaje de EE. UU. Se dieron cuenta, Arnold buscó otras formas de progestina y descubrió una que podría transformarse en un esteroide casi de la misma manera. Ese finalmente terminaría en manos de Barry Bonds y llevaría a Arnold a prisión en 2006. Sin embargo, los problemas de Arnold no terminaron ahí. Unos años después de que comenzara su nueva compañía de suplementos nutricionales en Illinois, estrictamente legal esta vez, insiste, un lanzador de relevo de los Filis dio positivo por andro, que desde entonces las Grandes Ligas habían prohibido. El lanzador había estado usando un refuerzo de testosterona permitido en ese momento, 6-OXO, fabricado por la nueva compañía de Arnold, lo que llevó a los investigadores federales a buscar en su laboratorio, bajo la sospecha de que Arnold le había añadido andro al 6-OXO.

Arnold niega rotundamente esta acusación y nunca se presentaron cargos en su contra. Pero la investigación le impidió seguir vendiendo 6-OXO, su producto más lucrativo, y prácticamente acabó con el negocio que estaba tratando de construir. Arnold ahora describe el asunto como una "gran pesadilla". "No estoy diciendo que mi vida estuviera completamente arruinada", dijo una vez sobre la redada, "pero estoy diciendo que se degradó significativamente".

No mucho después de la terrible experiencia del 6-OXO, D’Agostino se puso en contacto con Arnold y los dos se pusieron a trabajar para fabricar el diéster de cetonas. Ya tenían una receta o "síntesis" a seguir: la molécula había sido sintetizada por primera vez a principios de la década de 1970 por Henri Brunengraber, un bioquímico de la Universidad Case Western Reserve, que entonces estaba trabajando en alimentos compactos que los astronautas podrían tomar. en viajes de varios años a Marte. Pero hacer la molécula resultó ser mucho más complicado de lo que Arnold había anticipado.

El desafío, como él lo explica, consistía en encontrar una manera de producir el diéster de manera eficiente para poder suministrar a D'Agostino lo suficiente para una serie de estudios diferentes. Fue "una especie de puta", recuerda Arnold. "Lo probé y no funcionó, y no funcionó". Conseguir una molécula que fuera casi correcta era relativamente fácil, perfeccionarla era otra cosa. No hubo un destello de inspiración. Arnold lo describe como "una especie de revelación paso a paso", que involucra "docenas y docenas y docenas de experimentos".

Después de seis meses, el primer lote llegó al laboratorio de D'Agostino en una caja de cartón. En el interior, envuelto en papel de aluminio, había un tubo cilíndrico que contenía 10 mililitros de un líquido de color ámbar. "Ni siquiera estoy seguro de que tuviera marcas", dice D'Agostino. Solo fue suficiente para unas pocas pruebas pequeñas, pero la emoción de D'Agostino crecía con cada una. Dice que comenzó a ir al laboratorio en medio de la noche solo para ver cómo estaban sus ratas. En su mayor parte, lo estaban haciendo muy bien. El diéster elevó rápidamente sus niveles de cetonas, independientemente de lo que estuvieran comiendo, y mantuvo los niveles inusualmente altos durante horas.

Desde la primera prueba en 2011, D’Agostino y otros investigadores han demostrado que el diéster puede prolongar la vida de ratas con un tipo particular de cáncer cerebral, incluso cuando las ratas siguen dietas normales. En roedores, al menos, el compuesto también es más eficaz que otros suplementos de cetonas para prevenir las convulsiones por toxicidad por oxígeno que D'Agostino inicialmente se propuso estudiar. Y puede reducir las convulsiones y otros síntomas en modelos de ratón del síndrome de Angelman, una enfermedad genética devastadora con pocas opciones de tratamiento.

D'Agostino dice que ahora recibe una solicitud de la molécula de otros científicos al menos una vez a la semana. La investigación está "explotando". La mayoría de los estudios aún se están realizando con animales, pero los ensayos en humanos para varias afecciones neurológicas diferentes se encuentran ahora en las primeras etapas. Hasta ahora, la única prueba humana completa del diéster no fue especialmente prometedora: probó el impacto del diéster en ciclistas de élite y descubrió que los ralentizaba y les causaba malestar estomacal. Pero D'Agostino sostiene que la molécula nunca tuvo la intención de mejorar el rendimiento deportivo y que, en este caso, el diéster se administró a los ciclistas en una formulación que estaba destinada a causar malestar gástrico. (En su forma más pura, dice, el diéster es casi intolerable: "El sabor en sí hace que la mayoría de las personas vomiten").

Comercialmente, la disponibilidad de cetonas también está creciendo. Un monoéster de cetonas creado por Richard Veech, un pionero de la investigación de cetonas en los Institutos Nacionales de Salud, y Kieran Clarke, de la Universidad de Oxford, ahora está siendo vendido por la startup HVMN a $ 33 por porción. Cuando hablé con Veech, parecía casi convencido de que el monoéster no solo puede ayudar a tratar el Parkinson y otras enfermedades neurológicas, sino que también puede proteger a las células de la radiación, que las daña de la misma manera que la toxicidad del oxígeno. Clarke cree que el monoéster de cetonas eventualmente será "más o menos un tónico general para la población general".

Todavía es demasiado pronto para decir con certeza que las cetonas en un frasco o píldora surgirán como una valiosa herramienta terapéutica o potenciador del rendimiento deportivo. Lo que funciona para ratas y ratones a menudo no funciona para humanos. "Esta es una carrera de 5 millas", dice Mike McCandless, un fabricante de suplementos que ha financiado algunas de las investigaciones de D'Agostino. "Estamos literalmente en la marca de los 10 pies".

Eugene Fine, del Einstein College of Medicine, está estudiando la dieta cetogénica para el tratamiento del cáncer. Está convencido de la seguridad de la dieta y señala que las personas han estado comiendo con éxito dietas bajas en carbohidratos al estilo de Atkins durante décadas. Él piensa que es poco probable que los suplementos de cetonas resulten dañinos, pero advierte que aún no tenemos estudios a largo plazo sobre los efectos de consumir cetonas y carbohidratos al mismo tiempo, como sucedería si alguien tomara un suplemento de cetonas en una forma típica. Dieta americana.

Los investigadores aún no están seguros de la razón fundamental por la que las dietas cetogénicas podrían beneficiar la salud. Gary Yellen, un investigador de Harvard que estudia cómo las dietas cetogénicas previenen los ataques epilépticos, dice que si bien es casi seguro que hay múltiples mecanismos en juego, su investigación sugiere que cuando se trata de los cerebros de las personas con epilepsia, es el alejamiento de la quema de glucosa lo que marca la diferencia. "No creo que los cuerpos cetónicos en sí mismos sean la clave de la dieta", dice Yellen.

D’Agostino, sin embargo, todavía sospecha que las cetonas pueden estar desempeñando un papel esencial. Su propia investigación sugiere que los cuerpos cetónicos funcionan como moléculas de señalización dentro de las células, alterando la expresión génica de formas que están asociadas con la extensión de la vida.En 2015, un artículo en Medicina de la naturaleza que D'Agostino coescribió con un investigador líder en inflamación en Yale y otros científicos encontró que algunos suplementos de cetonas, incluido el diéster que creó Arnold, parecen tener efectos antiinflamatorios sorprendentes cuando se prueban en ratones, lo que podría ayudar a prevenir enfermedades. D’Agostino dice que la mayor parte de su investigación ahora se dedica a estudiar este fenómeno y otras formas en las que las cetonas podrían afectar la expresión genética.

Es difícil predecir dónde caerá Patrick Arnold en última instancia en la historia de las cetonas. Ha continuado colaborando con D'Agostino, e incluso ha lanzado su propia incursión en los suplementos de cetonas, pero todavía es algo desconocido en el mundo de las cetonas. Brunengraber, el químico que sintetizó por primera vez la molécula de diéster, no sabía quién era Arnold antes de que le pregunté por él. Clarke, la investigadora de Oxford que co-creó el monoéster de cetonas, dijo que había oído hablar de Arnold pero que nunca lo había conocido. "Probablemente sea un buen químico", dijo. "No conozco sus principios".

Arnold dice que la mayoría de las personas que lo conocen a través de su trabajo con cetonas no han oído hablar del escándalo BALCO. “De vez en cuando, alguien dice: 'Oh, no confíes en él. Es un criminal '”, dice. Pero incluso más personas, afirma, le dicen que "les importa un bledo".

Arnold, es seguro decirlo, es un recipiente imperfecto para cualquier avance científico. Para muchos fanáticos del béisbol, BALCO sigue siendo un recuerdo doloroso. Las contribuciones de Arnold a la investigación de las cetonas no pueden deshacer su papel en ese escándalo o el daño que causó a los deportes profesionales. Pero es poco probable que su accidentado pasado les importe a las personas con epilepsia o cáncer si algún día los suplementos de cetonas les ayudan a vivir una vida más larga y saludable.

Jason Karlawish, profesor de medicina, ética médica y políticas de salud en la Universidad de Pensilvania, cree que la historia de Arnold no debería disuadir a los científicos convencionales como D’Agostino de trabajar con el diéster, siempre que el trabajo científico de Arnold sea válido. "D’Agostino asumió un riesgo ético solo si existía la posibilidad de que Arnold pudiera usar su trabajo para fines peligrosos", dice Karlawish.

D’Agostino sostiene que "no había riesgo" de que Arnold hiciera daño. Y Arnold dice que no tiene interés en fabricar ninguna sustancia peligrosa. Sin embargo, está ansioso por hacer algo rentable. Casi tan pronto como D'Agostino se acercó a él en 2009, Arnold comenzó a soñar con nuevos productos de cetonas que podría vender como suplementos seguros y efectivos para perder peso o para mejorar el rendimiento deportivo. Hoy, Arnold vende productos como sales de cetonas a través de KetoSports, una nueva compañía que ocupa el mismo laboratorio e instalaciones donde Arnold hizo sus creaciones más infames.

A medida que avanzaba la propia investigación de D'Agostino (en 2017, pasó 10 días viviendo con suplementos de cetonas en una misión de la NASA en el fondo del Océano Atlántico), ha mantenido a Arnold actualizado sobre sus últimos hallazgos. El nombre de Arnold incluso aparece como uno de los coautores en algunos de los artículos que D'Agostino ha publicado en revistas científicas, incluido un artículo en el Revista internacional de cáncer. Arnold, a su vez, ha destacado los desarrollos en cáncer y otras investigaciones de salud en Facebook y otras plataformas en línea. "No creo que lo haya visto tan concentrado en años, con esta cosa cetogénica", dice el hermano de Arnold, John. "Este es su bebé ahora".

Si los suplementos de cetonas resultan ser más que otro refuerzo del rendimiento, y al menos una marca que comercializa formulaciones de sal de cetonas ideada por primera vez por Arnold y D'Agostino ya destaca testimonios de niños con epilepsia, gran parte del mérito será para D 'Agostino, Veech, Clarke y los otros científicos que han avanzado en el campo de la investigación de cetonas. Pero parte del crédito tendrá que ir a Patrick Arnold. Con más fondos de la Oficina de Investigación Naval, D’Agostino ha recurrido a un nuevo laboratorio que puede producir el diéster en mayores cantidades y de acuerdo con los estándares necesarios para los ensayos en humanos, pero no se ha olvidado de lo que Arnold logró. "Patrick es la razón por la que todo mi programa de investigación existe en este momento", dice D'Agostino, y agrega que podría haber renunciado por completo a la ciencia si Arnold no hubiera tenido éxito en producir las cetonas que necesitaba.

En 2006, Arnold dijo Deportes Ilustrados que no quería que BALCO fuera su legado. Sin embargo, no podía decir qué quería exactamente que fuera su legado. Ahora tiene su respuesta. Preferiría ser recordado como "el tipo de las cetonas" que "también hizo esas cosas", dice. Ha tenido la suerte de trabajar con un científico tan generoso como D'Agostino. Si vuelve a triunfar, los fanáticos del béisbol podrían ser menos indulgentes.


Nada está escrito en piedra

Las variaciones que ocurren naturalmente en los cromosomas sexuales son muchas y variadas. Esto también puede tener un efecto sobre las características sexuales visibles, los genitales. Aquí, también, hay varias gradaciones entre el pene completamente formado y la parte externamente visible del clítoris.

Los individuos a los que no se les puede asignar claramente uno de los sexos binarios se refieren a sí mismos como intersexuales o inter *. Naciones Unidas estima que el 1,7% de la población mundial pertenece a este grupo. El número es comparable al de las personas pelirrojas en el mundo.

Desde 2018, los recién nacidos como este pueden registrarse como "diversos" en Alemania. Otros países, como Australia, Bangladesh e India, también reconocen un tercer sexo.

El sexo también puede cambiar a lo largo de la vida, o más precisamente, la identidad sexual gonadal puede hacerlo. Los investigadores chinos descubrieron esto en un estudio con ratones.

Los genes responsables de este cambio son DMRT1 y FOXL2, que normalmente equilibran el desarrollo de ovarios y testículos en una especie de relación yin-yang. Cuando hubo un cambio en estos genes, el fenotipo sexual gonadal podría cambiar incluso en animales adultos.

Las hijras son un tercer género reconocido en la India


Úsalo o pierdelo

Si las experiencias positivas no ocurren, los caminos necesarios para las experiencias humanas normales pueden perderse. Esto a menudo se conoce como el principio & # x02018use it or piérdalo & # x02019. [5] Los trágicos estudios de casos de niños & # x02018feral & # x02019 que han sobrevivido con un contacto humano mínimo ilustran la grave falta de desarrollo del lenguaje y emocional en ausencia de amor, lenguaje y atención. De la misma manera, aunque los bebés tienen una profunda predisposición genética a vincularse con un padre amoroso, esto puede verse alterado si los padres o cuidadores del bebé son negligentes e inconsistentes.

De hecho, estudios longitudinales han informado que la capacidad de un niño para formar y mantener relaciones saludables a lo largo de la vida puede verse significativamente afectada por tener un vínculo inseguro con un cuidador principal. [6]

Teicher [7] ha informado de la siguiente patología en niños que sufrieron negligencia (una forma extrema de apego inseguro) en sus primeros años

  • & # x02022 Reducción del crecimiento en el hemisferio izquierdo que puede conducir a un mayor riesgo de depresión asociado a la depresión.
  • & # x02022 Aumento de la sensibilidad en el sistema límbico que puede provocar trastornos de ansiedad.
  • & # x02022 Reducción del crecimiento en el hipocampo que podría contribuir a problemas de aprendizaje y memoria.

Estos hallazgos han sido respaldados por casos de negligencia extrema y resultados de niños criados en orfanatos rumanos. Rutter y col. [8] estudió el desarrollo de niños adoptados de orfanatos rumanos que fueron adoptados en familias amorosas a diferentes edades. Cuando cada niño tenía 6 & # x000a0 años de edad, los investigadores evaluaron qué proporción de estos niños adoptados funcionaba & # x02018normalmente & # x02019. Encontraron que el 69% de los niños adoptados antes de los 6 & # x000a0 meses 43% de los niños adoptados entre las edades de 7 & # x000a0 meses y 2 & # x000a0 años y sólo el 22% de los niños adoptados entre las edades de 2 & # x000a0 años y 3 & # x000bd años estaban funcionando normalmente.


¿Sigue evolucionando el cerebro humano?

Cuando soñamos despiertos con el futuro, tendemos a concentrarnos en las fabulosas pertenencias que vamos a tener. Mochilas propulsoras, autos voladores, armas para matar alienígenas, teléfonos celulares que hacen que los elegantes modelos de hoy se vean torpes, lo que sea, lo tendremos. Sin embargo, no solemos centrarnos en quiénes seremos en el futuro. La mayoría de nosotros probablemente nos imaginamos exactamente igual, aunque quizás más delgados, ya que seguramente todos tendremos entrenadores personales robot para entonces. Si bien vemos que la tecnología del mundo evoluciona para satisfacer nuestras necesidades, es posible que no pensemos en cómo podríamos estar evolucionando nosotros mismos.

La historia de la evolución hasta este punto explica cómo nos convertimos en el homo sapiens de hoy que camina erguido y usa herramientas. El punto de inflexión de esta historia hasta ahora se refiere a la expansión craneal. Hace aproximadamente 2,5 millones de años, los homínidos comenzaron con un cerebro que pesaba aproximadamente 400-450 gramos (aproximadamente 1 libra), pero hace alrededor de 200.000 a 400.000 años, nuestros cerebros se volvieron mucho más grandes que los de otros primates [fuente: Kouprina et al.] . Ahora, los humanos caminamos con el cerebro inclinando la balanza entre 1350 y 1450 gramos (aproximadamente 3 libras) [fuente: Kouprina et al.].

Como seres humanos, disfrutamos de una neocórtex. Esta área del cerebro es el ingrediente clave que nos separa de otras especies: nos permite pensar en profundidad, tomar decisiones y formar juicios. Y aunque nuestro cerebro nos ha servido bien hasta ahora, ciertamente tiene algunos defectos que no nos importaría eliminar, como la enfermedad, la depresión y la tendencia a hacer llamadas telefónicas borrachas a las 2 a.m. a un ex novio. Pero hasta hace poco, los científicos pensaban que habíamos terminado de evolucionar, que habíamos alcanzado una especie de cúspide evolutiva. Ahora, sin embargo, algunos investigadores piensan que no hemos terminado del todo.

¿Podrían estar evolucionando nuestros cerebros en este momento? ¿Podríamos ganar la inteligencia para hacer realidad nuestros sueños del futuro, o volveremos al estado homínido de antaño? Vaya a la página siguiente para averiguar si es posible la evolución del cerebro.

Evidencia genética de la evolución del cerebro

Una forma de determinar si la evolución del cerebro está en nuestro futuro es considerar cómo evolucionó nuestro cerebro en el pasado. Dado que los científicos no saben exactamente cómo terminamos con cerebros más grandes que otros primates, se quedan mirando ejemplos de cuando el cerebro no crece al tamaño esperado. Una de esas condiciones es microcefalia, un trastorno en el que el cerebro es mucho más pequeño de lo normal, los investigadores creen que el tamaño de un cerebro microcefálico es aproximadamente similar al de un homínido temprano [fuente: Kouprina et al.].

La microcefalia se ha relacionado con al menos dos genes: ASPM y microcefalina. Cuando ocurren mutaciones en estos genes, el tamaño del cerebro se ve afectado. Dado que ASPM parece haber evolucionado más rápido en los simios que en criaturas como los ratones, es posible que tenga algo que ver con la forma en que evolucionaron nuestros cerebros. Un estudio de 2004 que comparó ASPM en humanos con otros primates encontró que la secuencia del gen era aproximadamente similar, lo que parece sugerir que ASPM por sí solo no fue responsable de diferenciar a los humanos de los chimpancés [fuente: Kouprina et al.]. Pero ASPM podría haber facilitado algo más en el cerebro humano que hizo que nuestros noggins se expandieran de manera tan dramática.

Al año siguiente, un estudio dirigido por el Dr. Bruce Lahn de la Universidad de Chicago continuó rastreando la presencia de ASPM, así como de microcefalina, en poblaciones humanas. Pero Lahn había notado que estos genes estaban cambiando ligeramente, estas formas alternativas de un gen se conocen como alelos. El grupo de Lahn rastreó los alelos en el ADN de varias poblaciones, incluidos individuos de Europa, África, Oriente Medio y Asia Oriental, para garantizar la diversidad.

En el caso de ASPM, un nuevo alelo surgió hace aproximadamente 5.800 años y ahora está presente en aproximadamente el 50 por ciento de las poblaciones de Oriente Medio y Europa [fuente: Wade]. Se encuentra en mucha menor medida en los pueblos del este de Asia y África. Se cree que el alelo asociado con la microcefalina se desarrolló hace unos 37.000 años aproximadamente el 70 por ciento de las poblaciones de Europa y Asia oriental exhibieron este alelo [fuente: Wade]. El equipo de Lahn consideró las variaciones lo suficientemente comunes como para sugerir que su presencia era evidencia de selección natural en oposición a una mutación accidental, lo que sugiere que el cerebro aún puede estar evolucionando [fuente: Associated Press].

La hipótesis de Lahn de que estos genes han evolucionado al conferir ventajas al cerebro viene con la misma salvedad que en el estudio anterior. Los científicos simplemente no están seguros de qué papel juega ASPM en el tamaño del cerebro, y es un hecho que todavía no se han identificado todos los genes que determinan el tamaño del cerebro. Las poblaciones africanas, que no parecían portar ninguno de los genes en grandes frecuencias, pueden tener otros genes trabajando en sus cerebros, mientras que puede resultar que ASPM y microcefalina hayan persistido en las otras poblaciones por alguna razón completamente ajena al cerebro. .

Se necesita más trabajo sobre el papel de ASPM, microcefalina y otros genes involucrados en el crecimiento de nuestro cerebro, pero una de las razones por las que los científicos están tan interesados ​​en el tamaño del cerebro es que se ha relacionado con la inteligencia. Los cerebros más grandes pueden presagiar un mayor coeficiente intelectual. Entonces, si los alelos ASPM y microcefalina de hecho hacen que nuestro cerebro evolucione, ¿cuáles son los posibles destinos? ¿Seremos lo suficientemente inteligentes y con un cerebro más grande para realizar algunos inventos asombrosos? ¿O la humanidad está en una pendiente resbaladiza hacia Stupidtown? En la página siguiente, investigaremos cuáles podrían ser las consecuencias de toda esta evolución.

Posibles resultados de la evolución del cerebro

Entonces, si resulta que los alelos en ASPM y microcefalina están haciendo que nuestro cerebro evolucione, ¿cuál podría ser el resultado? Podríamos pensar que no hay nada más que cosas mejores y más grandes por delante, pero los investigadores británicos han afirmado que nuestro cerebro ya está funcionando a su máxima capacidad. Después de crear modelos de cómo funciona nuestro cerebro ahora, parece que hemos alcanzado nuestra capacidad máxima para procesar información, o probablemente estemos dentro del 20 por ciento de ese número [fuente: Ward]. Si nuestro cerebro se hiciera más grande, otros órganos también tendrían que crecer, en particular el corazón, que tendría que trabajar más para impulsar un cerebro más grande.

Los investigadores también encontraron que nos enfrentamos a un círculo vicioso en términos de mayor inteligencia. Para que el cerebro asimile más información, las conexiones entre las células cerebrales tendrían que ensancharse, a fin de acelerar la velocidad de la superautopista de la información del cerebro. Pero para respaldar eso, necesitaríamos más aislamiento para esas conexiones, así como más flujo sanguíneo al cerebro para respaldar las conexiones. Eso, a su vez, deja menos espacio para las conexiones ampliadas. Y si el cerebro se hiciera más grande, los mensajes solo tendrían que ir más lejos, lo que ralentizaría nuestros tiempos de procesamiento ya eficientes [fuente: Ward]. Otra investigación sugiere que las demandas metabólicas necesarias para la evolución reflejan los cambios genéticos que ocurren en la esquizofrenia, lo que quizás indique que los trastornos neurológicos acompañan a la evolución del cerebro [fuente: BioMed Central].

Pero nadie quiere imaginar un futuro en el que nos volvamos más tontos, ¿verdad? Eso significa que el siguiente paso para nuestros cerebros puede no ser una evolución natural sino una ingeniería genética para garantizar que nuestros cerebros sean los mejores cerebros posibles. Piense en cómo nuestra sociedad ya depende de los antidepresivos y otras drogas para corregir las disfunciones cerebrales. Con el tiempo, es posible que seamos capaces de eliminar los defectos mediante ingeniería.

¿Y si quisiéramos mejorar nuestra inteligencia? Algunos están empezando a quedarse que si queremos hacer eso, es posible que tengamos que formar una alianza con las computadoras. Los especialistas en robótica de la Universidad Carnegie Mellon estimaron que las computadoras superarán nuestra capacidad de procesamiento para 2030 [fuente: Lavelle]. Después de agotar el mecanismo de ingeniería genética para mejorar nuestro cerebro, es posible que tengamos que complementar nuestra mente con una interfaz de computadora. Un futurista llamado Ian Pearson ha considerado cómo podría proceder una evolución con la ayuda de piezas de computadora.

Primero, sugiere Pearson, nos convertiríamos en una especie llamada Homo cyberneticus, una especie humana que está ligeramente asistida por algunas mejoras de silicio. A medida que esta especie tenga éxito, usaríamos más la práctica, hasta el punto en que nuestro "cerebro" estaba completamente basado en computadora. Esta especie se conocería como Homo híbrido, ya que tendría un cuerpo similar al nuestro. Pero Pearson prevé una falla importante con Homo híbrido - eventualmente, las partes orgánicas del individuo se desgastarían y morirían. Esto conducirá al surgimiento de Homo machinus esta especie estará hecha completamente de silicio y esencialmente tendrá inmortalidad. El cerebro podrá retroceder y se repararán o reemplazarán partes.

El pensamiento de Homo machinus puede incomodarle, especialmente si ha visto una pequeña película llamada "Terminator". Pero ya puede sentir cómo nuestra dependencia de las computadoras está creciendo. Considere, por ejemplo, un solicitante de empleo que se presenta sin conocimientos básicos de informática. Es probable que ese candidato no tenga ninguna posibilidad contra los solicitantes que podrían preparar presentaciones de PowerPoint u hojas de cálculo de Excel en sus sueños. De manera similar, los humanos que intentan optar por no usar piezas basadas en máquinas pueden verse incapaces de competir con éxito con la nueva especie.

Y seguro, probablemente habrá cosas que perderemos para siempre en esta transición, algunos atributos que esos cerebros informáticos nunca podrán tener, como la creatividad. Pero en realidad, se podría argumentar que con el exceso de reality shows que ya están al aire, la creatividad puede que ya haya muerto.

Entonces sí, el cerebro humano podría evolucionar y cambiar. La pregunta es, ¿seguiremos siendo humanos después de que suceda?


¿Crees que no eres parcial? Piensa otra vez

Los datos muestran que la mayoría de los estadounidenses tienen un sesgo pro-blanco, anti-negro y mdash incluso cuando no creen que lo tengan.

Compartir este:

Un poco de mal comportamiento en la escuela puede hacer que los niños se metan en problemas. ¿Cuánto cuesta? En muchos casos, eso depende del color de la piel del estudiante. Los estudiantes negros son castigados con más frecuencia por ser molestos o ruidosos. Los estudiantes blancos que actúan de la misma manera tienen más probabilidades de salirse con una advertencia.

Eso no significa que los maestros y administradores sean racistas. Al menos, la mayoría no tiene la intención de ser injusto. La mayoría quiere lo mejor para todos los estudiantes, sin importar su raza u origen étnico. Y generalmente creen que tratan a todos los estudiantes por igual.

Pero todas las personas albergan creencias y actitudes sobre grupos de personas basadas en su raza o etnia, género, peso corporal y otros rasgos. Esas creencias y actitudes sobre los grupos sociales se conocen como sesgos. Los sesgos son creencias que no se basan en hechos conocidos sobre alguien o sobre un grupo particular de personas. Por ejemplo, un sesgo común es que las mujeres son débiles (a pesar de que muchas son muy fuertes). Otra es que los negros son deshonestos (cuando la mayoría no lo es). Otra es que las personas obesas son perezosas (cuando su peso puede deberse a una variedad de factores, incluida una enfermedad).

Las personas a menudo no son conscientes de sus prejuicios. Eso se llama un inconsciente o implícito parcialidad. Y esos prejuicios implícitos influyen en nuestras decisiones, tengamos la intención o no de que lo hagan.

Educadores y padres, inscríbase en la hoja de trucos

Actualizaciones semanales para ayudarlo a usar Noticias científicas para estudiantes en el ambiente de aprendizaje

Tener sesgos implícitos no hace que alguien sea bueno o no tan bueno, dice Cheryl Staats. Es investigadora de raza y etnia en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus. Más bien, los prejuicios se desarrollan en parte a medida que nuestros cerebros intentan darle sentido al mundo.

Nuestros cerebros procesan 11 millones bits de información cada segundo. (Un bit es una medida de información. El término se usa típicamente para las computadoras). Pero solo podemos procesar conscientemente de 16 a 40 bits. Por cada parte de la que somos conscientes, entonces, nuestros cerebros están lidiando con cientos de miles más detrás de escena. En otras palabras, la gran mayoría del trabajo que realiza nuestro cerebro es inconsciente. Por ejemplo, cuando una persona nota que un automóvil se detiene en un paso de peatones, esa persona probablemente se da cuenta del automóvil, pero no es consciente del viento que sopla, el canto de los pájaros u otras cosas que suceden cerca.

Para ayudarnos a analizar rápidamente toda esa información, nuestro cerebro busca atajos. Una forma de hacerlo es ordenar las cosas en categorías. Un perro puede clasificarse como animal. También puede clasificarse como tierno o peligroso, según las experiencias de los observadores o incluso las historias que hayan escuchado.

Como resultado, las mentes de las personas terminan agrupando diferentes conceptos. Por ejemplo, podrían vincular el concepto de "perro" con un sentido de "bueno" o "malo". Ese procesamiento cerebral rápido y sucio acelera el pensamiento para que podamos reaccionar más rápidamente. Pero también puede permitir que se arraiguen sesgos injustos.

"Los sesgos implícitos se desarrollan a lo largo de la vida a través de la exposición a los mensajes", dice Staats. Esos mensajes pueden ser directos, como cuando alguien hace un comentario sexista o racista durante una cena familiar. O pueden ser indirectos: estereotipos que captamos al mirar televisión, películas u otros medios. Nuestras propias experiencias se sumarán a nuestros prejuicios.

La buena noticia es que las personas pueden aprender a reconocer sus prejuicios implícitos tomando una simple prueba en línea. Más adelante, hay pasos que las personas pueden tomar para superar sus prejuicios.

¿Puede la gente ser "daltónica"?

“La gente dice que no & # 8217t & # 8216 & # 8217 color, género u otras categorías sociales”, dice Amy Hillard. Sin embargo, observa, están equivocados. Hillard es psicólogo en Adrian College en Michigan. Los estudios apoyan la idea de que las personas no pueden ser verdaderamente "ciegas" para los grupos minoritarios, señala. El cerebro de todos toma nota automáticamente de los grupos sociales de los que forman parte otras personas. Y solo se necesitan señales menores para que nuestras mentes llamen, o activar, estereotipos culturales sobre esos grupos. Esas señales pueden ser el género o el color de piel de una persona. Incluso algo tan simple como el nombre de una persona puede desencadenar estereotipos, dice Hillard. Esto es cierto incluso en personas que dicen creer que todas las personas son iguales.

Mucha gente no es consciente de que los estereotipos pueden surgir automáticamente a la mente, explica Hillard. Cuando no lo saben, es más probable que dejen que esos estereotipos guíen sus comportamientos. Lo que es más, cuando la gente intenta fingir que todos somos iguales, para actuar como si no tuvieran prejuicios, no funciona. Esos esfuerzos suelen resultar contraproducentes. En lugar de tratar a las personas de manera más equitativa, las personas recurren con más fuerza a sus prejuicios implícitos.

Los jóvenes se manifiestan como parte del movimiento Black Lives Matter, un impulso para reconocer y superar los prejuicios raciales en los Estados Unidos. Gerry Lauzon / Flickr (CC-BY 2.0)

La raza es un área importante en la que las personas pueden mostrar prejuicios. Algunas personas son explícitamente predispuesto contra los negros. Eso significa que son deliberadamente racistas. La mayoría de la gente no lo es. Pero incluso los jueces que dedican su vida a ser justos pueden mostrar prejuicios implícitos contra los negros. Han tendido, por ejemplo, a imponer sentencias más duras a los hombres negros que a los blancos que cometen el mismo delito, según ha demostrado la investigación.

Y los blancos no son las únicas personas que tienen prejuicios contra los negros. Los negros también lo hacen, y no solo en términos de castigo.

Considere este estudio de 2016: descubrió que los maestros esperan que los estudiantes blancos obtengan mejores resultados que los negros. Seth Gershenson es un investigador de políticas educativas en la American University en Washington, D.C. Formó parte de un equipo que estudió a más de 8,000 estudiantes y dos maestros de cada uno de esos estudiantes.

Observaron si el maestro y el alumno eran de la misma raza. Y aproximadamente uno de cada 16 estudiantes blancos tenía un maestro que no era blanco. Seis de cada 16 estudiantes negros tenían un maestro que no era negro. Luego, Gershenson preguntó si los maestros esperaban que sus estudiantes fueran a la universidad y se graduaran de ella.

Los maestros blancos tenían expectativas mucho más bajas para los estudiantes negros que los maestros negros. Los maestros blancos dijeron que pensaban que un estudiante negro tenía una probabilidad entre tres de graduarse de la universidad, en promedio. Los maestros negros de esos mismos estudiantes dieron una estimación mucho más alta que pensaban que casi la mitad podría graduarse. En comparación, casi seis de cada 10 maestros, tanto negros como blancos, esperaban que los estudiantes blancos completaran un título universitario, dice Gershenson. En resumen, ambos grupos de profesores mostraron cierto sesgo.

“Encontramos que los maestros blancos son significativamente más parciales que los maestros negros”, señala. Sin embargo, los profesores no sabían que estaban sesgados de esta manera.

¿Importa el género?

El sesgo implícito también es un problema para las mujeres. Tomemos, por ejemplo, la afirmación infundada de que las mujeres no son buenas en ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM). Las mujeres pueden (y con frecuencia lo hacen) sobresalir en todas estas áreas. De hecho, las mujeres obtienen el 42 por ciento de los doctorados en ciencias e ingeniería. Sin embargo, solo el 28 por ciento de las personas que consiguen trabajos en los campos STEM son mujeres. Y las mujeres que trabajan en STEM tienden a ganar menos que los hombres de igual rango. También reciben menos honores y ascienden con menos frecuencia que los hombres con los que trabajan.

En promedio, las mujeres capacitadas en ciencias tienen más dificultades que los hombres para encontrar trabajo y obtener ascensos. USAID Asia / Flickr (CC BY-NC 2.0)

Esta diferencia de género en la contratación y la promoción puede deberse en parte a un sesgo en la forma en que se escriben las cartas de recomendación. Estas cartas ayudan a los empleadores a saber qué tan bien le ha ido a una persona en un trabajo anterior.

En un estudio de 2016, investigadores de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York analizaron lo que se decía en esas recomendaciones. El equipo examinó 1.224 cartas de recomendación escritas por profesores en 54 países diferentes. En todo el mundo, tanto hombres como mujeres eran más propensos a describir a los estudiantes varones como "excelentes" o "brillantes". Por el contrario, las cartas escritas para estudiantes mujeres las describían como "muy inteligentes" o "muy conocedoras". A diferencia de los términos utilizados para los hombres, estas frases no distinguen a las mujeres de su competencia, dicen los investigadores.

Los prejuicios contra las mujeres no solo ocurren en las ciencias. La investigación de Cecilia Hyunjung Mo revela que las personas también tienen prejuicios contra las mujeres en puestos de liderazgo. Mo es un científico político de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Las mujeres constituyen el 51 por ciento de la población de EE. UU. Sin embargo, representan solo el 20 por ciento de las personas que sirven en el Congreso de los Estados Unidos. Esa es una gran diferencia. Una razón de la brecha puede ser que menos mujeres que hombres se postulan para cargos políticos. Pero hay más, encuentra Mo.

En un estudio de 2014, pidió a 407 hombres y mujeres que realizaran una prueba computarizada de sesgo implícito. Se llama prueba de asociación implícita o IAT. Esta prueba mide la fuerza con la que las personas vinculan ciertos conceptos, como "hombre" o "mujer", con estereotipos, como "ejecutivo" o "asistente".

Durante la prueba, se les pide a las personas que clasifiquen rápidamente palabras o imágenes en categorías. Clasifican los elementos presionando dos teclas de la computadora, una con la mano izquierda y otra con la derecha. Para la prueba de Mo, los participantes tenían que presionar la tecla correcta cada vez que veían una foto de un hombre o una mujer. Tenían que elegir entre las mismas dos claves cada vez que veían palabras que tenían que ver con líderes versus seguidores. A la mitad de las pruebas, los investigadores cambiaron los conceptos que se emparejaron en la misma tecla del teclado.

La historia continúa debajo del video.

Cecilia Hyunjung Mo analiza cómo los votantes tienden a preferir a los hombres a menos que esté claro que una mujer está más calificada.
Universidad de Vanderbilt

Las personas tendían a responder más rápido cuando las fotos de hombres y las palabras que tenían que ver con el liderazgo compartían la misma clave, descubrió Mo. Cuando se combinaron fotos de mujeres y palabras relacionadas con el liderazgo, la mayoría de las personas tardó más en responder. “A la gente normalmente le resultaba más fácil emparejar palabras como & # 8216 presidente, & # 8217 & # 8216 gobernador & # 8217 y & # 8216 ejecutivo & # 8217 con hombres, y palabras como & # 8216 secretario & # 8217 & # 8216 asistente & # 8217 y & # 8216aide & # 8217 con mujeres ”, dice Mo. "Muchas personas tenían muchas más dificultades para asociar a las mujeres con el liderazgo". No eran solo los hombres los que tenían problemas para hacer esa asociación. Las mujeres también lucharon.

Mo también quería saber cómo esos sesgos implícitos podrían estar relacionados con el comportamiento de las personas. Así que pidió a los participantes del estudio que votaran por candidatos ficticios para un cargo político.

Ella le dio a cada participante información sobre los candidatos. En algunos, el candidato masculino y la candidata estaban igualmente calificados para el puesto. En otros, un candidato estaba más calificado que el otro. Los resultados de Mo mostraron que los prejuicios implícitos de las personas estaban vinculados a su comportamiento de voto. Las personas que mostraban un sesgo más fuerte contra las mujeres en el IAT tenían más probabilidades de votar por el candidato masculino, incluso cuando la mujer estaba mejor calificado.

La historia continúa debajo de la imagen.

Hace un siglo, la congresista estadounidense Jeannette Rankin de Montana (izquierda) fue la primera mujer elegida para un cargo nacional. En 2013, cuando se tomó la foto de la derecha, solo 20 de los 100 senadores estadounidenses eran mujeres. Si bien las mujeres están ganando terreno en puestos de liderazgo, ese progreso ha sido lento. Biblioteca del Congreso de los EE. UU. Wikimedia / Oficina de la senadora estadounidense Barbara Mikulski

El tamaño importa

Uno de los prejuicios sociales más fuertes es contra los obesos. Lo más probable es que no le gusten las personas que tienen un sobrepeso grave, dice Maddalena Marini. Es psicóloga en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts. El sesgo implícito de peso parece universal, dice. “Todo el mundo lo posee. Incluso personas con sobrepeso u obesidad ".

Para llegar a esa conclusión, ella y su equipo utilizaron datos del sitio web Project Implicit de Harvard. Este sitio permite que las personas tomen un IAT. Actualmente hay 13 tipos de estas pruebas de sesgo implícito en el sitio. Cada uno busca un tipo diferente de sesgo. Más de 338.000 personas de todo el mundo completaron la prueba de sesgo de peso entre mayo de 2006 y octubre de 2010, el período previo al estudio de Marini. Este IAT era similar al de raza. Pero pidió a los participantes que categorizaran palabras e imágenes asociadas con lo bueno y lo malo, y con delgadez y grasa.

Después de tomar el IAT, los participantes respondieron preguntas sobre su índice de masa corporal. Ésta es una medida que se usa para caracterizar si alguien tiene un peso saludable.

La historia continúa debajo de la imagen.

En esta prueba de IAT, cuando "bueno" compartió una clave con una persona delgada y "malo" con una persona obesa (la condición "congruente", que se muestra a la izquierda), la mayoría de las personas respondieron más rápido que cuando se cambiaron los emparejamientos (el " condición "incongruente", derecha). Tardar más en relacionar lo "bueno" con la obesidad es un signo de sesgo implícito de peso. Maddalena Marini

Marini descubrió que las personas con más peso tienen menos prejuicios contra las personas con sobrepeso u obesidad. "Pero todavía prefieren a las personas delgadas, en promedio", señala. Simplemente no se sienten así con tanta fuerza como las personas delgadas. "Las personas con sobrepeso y obesidad tienden a identificarse y prefieren su grupo de peso", dice Marini. Pero pueden verse influenciados por la negatividad a nivel nacional que los lleva a preferir a las personas delgadas.

Participaron en el estudio personas de 71 países. Eso le permitió a Marini examinar si un sesgo implícito contra las personas con sobrepeso estaba relacionado de alguna manera con si los problemas de peso eran más comunes en su país. Para ello, buscó en bases de datos públicas las medidas de peso de cada país. Y las naciones con altos niveles de obesidad tenían el sesgo más fuerte contra los obesos, encontró.

No está segura de por qué las naciones obesas tienen un sesgo implícito tan fuerte contra las personas con sobrepeso. Podría deberse a que esas naciones tienen más discusiones sobre los problemas de salud asociados con la obesidad, dice Marini. También puede provenir de personas que ven más anuncios de "planes de dieta, alimentos saludables y membresías en gimnasios destinados a disminuir la obesidad", señala. O tal vez la gente en estos países simplemente ve que las personas con un alto estatus social, buena salud y belleza tienden a ser delgadas.

El sesgo de peso parece ser más aceptado que el sesgo de raza y género. En otras palabras, las personas tienden a sentirse más libres para expresar verbalmente su sesgo de peso. Eso es según un estudio de 2013 dirigido por Sean Phelan. Es investigador de políticas en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. Los estudiantes de medicina a menudo expresan abiertamente el sesgo de peso, encuentra. Y eso puede traducirse en una atención médica más deficiente para las personas que tienen un sobrepeso grave. “Los proveedores de atención médica muestran menos respeto por los pacientes obesos”, informa. También señala que la investigación muestra que "los médicos dedican menos tiempo a educar a los pacientes obesos sobre su salud" que a los pacientes que no son obesos.

Adoptar la diversidad rompe los prejuicios

Antonya González es psicóloga en Canadá en la Universidad de British Columbia en Vancouver. "Podemos pensar que tratamos a todos por igual", dice, pero "los prejuicios inconscientes pueden moldear nuestro comportamiento de formas que no siempre conocemos". Saber que puede ser parcial "es el primer paso para comprender cómo trata a otras personas y tratar de cambiar su propio comportamiento", dice.

González sabe cómo cambiar el comportamiento. En un estudio de 2016 con niños de 5 a 12 años, descubrió que su prejuicio implícito contra las personas negras podría cambiar. A los niños se les contaron historias positivas sobre personas, como un bombero que trabaja duro para proteger a su comunidad. Algunos niños vieron una foto de un hombre o una mujer blancos mientras escuchaban la historia. Otros vieron una foto de una persona negra. Después de la historia, cada niño tomó una carrera IAT. Los niños que se enteraron de una persona negra tenían menos prejuicios cuando tomaron la prueba, en comparación con los niños que habían oído hablar de una persona blanca.

“Aprender sobre personas de diferentes grupos sociales que se involucran en comportamientos positivos puede ayudarlo a asociar inconscientemente ese grupo con la positividad”, dice González. “Esa es parte de la razón por la que la diversidad en los medios es tan esencial”, señala. Nos ayuda a “aprender acerca de las personas que desafían las estereotipos.”

Hillard, del Adrian College, también descubrió que la formación en diversidad puede ayudar a los adultos a contrarrestar los prejuicios contra las mujeres. "El primer paso es la conciencia", dice ella. Una vez que somos conscientes de nuestros prejuicios, podemos tomar medidas para bloquearlos.

También ayuda dar un paso atrás y pensar si los estereotipos podrían proporcionar una buena información sobre la que actuar, señala. ¿Podría un estereotipo que se supone que es cierto para una gran parte de la población, como "todas las mujeres" o "todas las personas de color", ser realmente exacto?

La clave es abrazar la diversidad, dice Staats, no fingir que no existe. Una de las mejores formas de hacer esto es pasar tiempo con personas que son diferentes a ti. Eso le ayudará a verlos como individuos, en lugar de como parte de un grupo estereotipado.

"La buena noticia es que nuestros cerebros están maleable," ella dice. "Podemos cambiar nuestras asociaciones".

Palabras de poder

promedio (en ciencia) Un término para la media aritmética, que es la suma de un grupo de números que luego se divide por el tamaño del grupo.

comportamiento La forma en que una persona u otro organismo actúa hacia los demás o se comporta.

parcialidad La tendencia a tener una perspectiva o preferencia particular que favorece algo, un grupo o una elección. Los científicos a menudo "ciegan" a los sujetos a los detalles de una prueba (no les diga qué es) para que sus sesgos no afecten los resultados.

índice de masa corporal (IMC) El peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de su altura en metros. El IMC se puede utilizar para evaluar si alguien tiene sobrepeso o es obeso. Sin embargo, debido a que el IMC no tiene en cuenta la cantidad de músculo o grasa que tiene una persona, no es una medida precisa.

Congreso La parte del gobierno federal de los EE. UU. Encargada de redactar las leyes, establecer el presupuesto de los EE. UU. Y confirmar muchos nombramientos presidenciales en los tribunales, para representar los intereses del gobierno de los EE. UU. En el extranjero y dirigir las agencias administrativas. El Congreso de los Estados Unidos se compone de dos partes: el Senado, que consta de dos miembros de cada estado, y la Cámara de Representantes, que consta de un total de 435 miembros, con al menos uno de cada estado (y decenas más para los estados con las poblaciones más grandes).

dieta Los alimentos y líquidos que ingiere un animal para proporcionar la nutrición que necesita para crecer y mantener la salud. (verbo) Adoptar un plan específico de ingesta de alimentos con el fin de controlar el peso corporal.

diversidad (en biología) Una gama de diferentes formas de vida.

Ingenieria El campo de investigación que utiliza las matemáticas y las ciencias para resolver problemas prácticos.

etnicidad (adj. étnico) El origen de un individuo basado en prácticas culturales que tienden a estar asociadas con la religión, el país (o región) de origen, la política o alguna combinación de estos.

género Las actitudes, sentimientos y comportamientos que una cultura determinada asocia con el sexo biológico de una persona.

escuela secundaria Una designación para los grados 9 a 12 en el sistema de educación pública obligatoria de EE. UU. Los graduados de la escuela secundaria pueden postularse a las universidades para obtener una educación más avanzada.

sesgo implícito Mantener, sin saberlo, una perspectiva o preferencia particular que favorece algo, un grupo o una elección, o, por el contrario, tiene algún prejuicio no reconocido en su contra.

maleable Algo cuya forma se puede alterar, generalmente martillando o deformándose de otro modo con la presión. (en ciencias sociales) Actitudes o comportamientos que se pueden cambiar con presión social o lógica.

medios de comunicación (en las ciencias sociales) Un término para las formas en que la información se entrega y se comparte dentro de una sociedad. Abarca no solo los medios tradicionales (periódicos, revistas, radio y televisión), sino también medios basados ​​en Internet y teléfonos inteligentes, como blogs, Twitter, Facebook y más.

obesidad (adj. obeso) Sobrepeso extremo. La obesidad está asociada con una amplia gama de problemas de salud, incluida la diabetes tipo 2 y la presión arterial alta.

en línea Término que se refiere a cosas que se pueden encontrar o hacer en Internet.

exceso de peso Afección médica en la que el cuerpo ha acumulado demasiada grasa corporal. No se considera que las personas tengan sobrepeso si pesan más de lo normal para su edad y altura, pero ese peso extra proviene de los huesos o los músculos.

científico político Alguien que estudia o se ocupa del gobierno de personas, en gran parte por funcionarios electos y gobiernos.

población (en biología) Un grupo de individuos de la misma especie que vive en la misma área.

psicólogo Un científico o profesional de la salud mental que estudia la mente humana, especialmente en relación con las acciones y el comportamiento.

social (adj.) Relativo a las reuniones de personas un término para animales (o personas) que prefieren existir en grupos. (sustantivo) Una reunión de personas, por ejemplo, las que pertenecen a un club u otra organización, con el propósito de disfrutar de la compañía de los demás.

MADRE Un acrónimo (abreviatura compuesta por las primeras letras de un término) para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

estereotipo Una visión o explicación generalizada de algo, que a menudo puede estar equivocada porque se ha simplificado demasiado.

rasgo Un rasgo característico de algo. (en genética) Cualidad o característica que se puede heredar.

Citas

Diario: SOY. González y col. Reducir el prejuicio racial implícito de los niños a través de la exposición a ejemplos positivos fuera del grupo. Desarrollo infantil. Vol. 88, enero / febrero de 2017, pág. 123. doi: 10.1111 / cdev.12582.

Diario: K. Dutt y col. Diferencias de género en cartas de recomendación para becas postdoctorales en geociencias. Naturaleza Geociencia. Vol. 9, noviembre de 2016, pág. 805. doi: 10.1038 / ngeo2819.

Diario: S. Gershenson y col. Quien cree en mi El efecto de la correspondencia demográfica alumno-maestro sobre las expectativas de los maestros. Revisión de la economía de la educación. Vol. 52, junio de 2016, pág. 209. doi: 10.1016 / j.econedurev.2016.03.002.

Reporte: C. Staats. Estado de la ciencia: revisión del sesgo implícito 2014. Instituto Kirwan para el estudio de la raza y el origen étnico.

Diario: S.M. Jackson, A.L. Hillard y T.R. Schneider. Usar entrenamiento de sesgo implícito para mejorar las actitudes hacia las mujeres en STEM. Psicología social de la educación. Vol. 17, septiembre de 2014, pág. 419. doi: 10.1007 / s11218-014-9259-5.

Diario: M. Marini y col. Las personas con sobrepeso tienen bajos niveles de sesgo de peso implícito, pero las naciones con sobrepeso tienen altos niveles de sesgo de peso implícito. Más uno. Vol. 8, publicado en línea el 17 de diciembre de 2013, p. e83543. doi: 10.1371 / journal.pone.0083543.

Acerca de Alison Pearce Stevens

Alison Pearce Stevens es una ex bióloga y siempre friki de la ciencia que escribe sobre ciencia y naturaleza para niños. Vive con su esposo, sus dos hijos y una pequeña colección de criaturas tiernas (y no tan tiernas).

Recursos para el salón de clases para este artículo Más información

Hay recursos gratuitos para educadores disponibles para este artículo. Regístrese para acceder:


Conclusión

Que el cerebro cambia con el aumento de la edad cronológica es claro, sin embargo, menos claro es la tasa de cambio, la edad biológica del cerebro y los procesos involucrados. Los cambios cerebrales que pueden afectar la cognición y el comportamiento ocurren en los niveles de envejecimiento molecular, envejecimiento intercelular e intracelular, envejecimiento de tejidos y cambio de órganos. Hay muchas áreas de investigación en investigación para dilucidar los mecanismos del envejecimiento y tratar de aliviar los trastornos asociados a la edad, en particular las demencias que tienen el mayor impacto en la población. En términos de envejecimiento cerebral personal, los estudios sugieren que un estilo de vida saludable que reduce el riesgo cardiovascular también beneficiará al cerebro. La atención médica en esta área puede incluso ofrecer una protección limitada en términos de deterioro cognitivo, pero esto debe demostrarse para los agentes antihipertensivos, antiplaquetarios y anticolesterol. También es importante tener en cuenta las limitaciones de los estudios sobre el envejecimiento cerebral. Muchos estudios son de naturaleza transversal, tienen un pequeño número de participantes con amplios rangos de edad cronológica, carecen de control de los factores de riesgo o factores protectores, no tienen en cuenta la educación que puede mejorar el rendimiento en las pruebas cognitivas y, finalmente, carecen de evaluación con respecto a la depresión que también puede afectar el rendimiento. Debe recordarse que los cerebros de un grupo de ancianos pueden mostrar efectos de cohorte relacionados con influencias ambientales más amplias, por ejemplo, la falta de alimentos con alto contenido de energía durante el crecimiento. 2 También es extremadamente difícil separar y medir procesos cognitivos individuales para comprender completamente cualquier cambio. 106

Los estudios futuros deben tener plenamente en cuenta estos factores y se ha propuesto & # x0201ccross secuencial & # x0201d, una combinación de estudios transversales y longitudinales. 3 Está claro que nuestra comprensión del envejecimiento cerebral continúa creciendo, pero aún requiere mucha investigación que es especialmente importante dado el número de personas mayores en la sociedad y sus niveles potenciales de deterioro cognitivo. Cuando sea apropiado, los ensayos controlados aleatorios de medidas terapéuticas pueden, en el futuro, abrir el camino hacia una mayor comprensión.


Las marcas de la madurez

Es posible que haya notado una paradoja entre los estudiantes de hoy. Aunque hay excepciones, esta generación está adelantada intelectualmente, pero atrasada emocionalmente. Les faltan muchas de las marcas de madurez que deberían poseer.

Desde una perspectiva intelectual, los estudiantes de hoy han estado expuestos a mucho más de lo que yo crecía, y mucho antes. Han consumido información sobre todo, desde el ciberespacio hasta técnicas sexuales antes de graduarse de la escuela secundaria. Todo les llega antes.

El sociólogo Tony Campolo dijo: “Estoy convencido de que no vivimos en una generación de niños malos. Vivimos en una generación de niños que saben demasiado demasiado pronto ".

Por otro lado, los estudiantes se han visto atrofiados en su madurez emocional. Parece que necesitan más tiempo para "crecer" y prepararse para la responsabilidad que conlleva la edad adulta. Esto es el resultado de muchos factores, incluidos los padres bien intencionados que se ciernen sobre los niños y no les permiten experimentar el dolor de la maduración. Es como el niño que intenta ayudar a una nueva mariposa a salir del capullo y luego se da cuenta de que le han hecho un flaco favor: esa mariposa no es lo suficientemente fuerte para volar una vez que está libre.

Hay otra razón por la que los adolescentes luchan con la maduración. Los científicos están adquiriendo nuevos conocimientos sobre cambios notables en el cerebro que pueden explicar por qué la adolescencia es tan dura para los jóvenes y sus padres. Entre los 11 y los 14 años, los niños pierden algunas de las conexiones entre las células de la parte de su cerebro que les permite pensar con claridad y tomar buenas decisiones.

Podando el Cerebro

Lo que pasa es que el cerebro se poda a sí mismo, atravesando cambios que permitirán al joven pasar a la vida adulta de manera eficaz. “Las conexiones cerebrales débiles o ineficaces se podan de la misma manera que un jardinero poda un árbol o arbusto, dando a la planta la forma deseada”, dice Alison Gopnik, profesora de desarrollo infantil en UC Berkley.

Los adolescentes que experimentan estos cambios cerebrales pueden reaccionar emocionalmente, según Ian Campbell, neurólogo de la U.C. Laboratorio de Investigación del Sueño de Davis. Los cambios de humor y las actitudes poco cooperativas e irresponsables pueden ser el resultado de estos cambios. A veces, los estudiantes no pueden explicar por qué se sienten así. Su cerebro está cambiando de un cerebro infantil a un cerebro adulto.

Las regiones que se especializan en el lenguaje, por ejemplo, crecen rápidamente hasta los 13 años y luego se detienen. Los lóbulos frontales del cerebro que son responsables del razonamiento de alto nivel y la toma de decisiones no están completamente maduros hasta principios de los 20, según Deborah Yurgelun-Todd, neurocientífica del Centro de Imágenes Cerebrales de Harvard. Hay una parte del tiempo en la que la parte infantil del cerebro ha sido podada, pero la parte adulta no está completamente formada. Están "en el medio": informados pero no preparados.

¿La línea de fondo?

Los estudiantes de hoy consumen información que no están completamente preparados para manejar. La parte adulta de su cerebro todavía se está formando y no está lista para aplicar todo lo que la sociedad le arroja. Su mente lo toma y lo archiva, pero su voluntad y sus emociones no están preparadas para actuar en consecuencia de una manera saludable. Pueden quedar paralizados por todo el contenido que consumen.

Desean tanto poder experimentar el mundo que han visto en sitios web o escuchado en podcasts, pero no se dan cuenta de que no están preparados emocionalmente para esa experiencia. Realmente están entre un niño y un adulto. (Este es el genio detrás de las clasificaciones de películas y los avisos de discreción de los espectadores en la televisión). Creo que un estudiante maduro y saludable es aquel que se ha desarrollado intelectual, volitiva, emocional y espiritualmente. También creo que hay marcas que podemos buscar a medida que los entrenamos hacia la madurez.

Señales para buscar

¿Cuáles son las marcas de madurez? A todos nos encanta ver a un joven que se porta bien y muestra signos de madurez. Interactúan con los adultos de manera adulta. Esos estudiantes son francamente refrescantes.

En Growing Leaders buscamos construir estas marcas en los jóvenes, de 16 a 24 años, a medida que nos asociamos con las escuelas. La siguiente no es exhaustiva, pero es una lista de características que noto en los jóvenes que son inusualmente maduros, intelectual, emocional y espiritualmente. Si es padre, esta es una buena lista de cualidades para comenzar a desarrollar en su hijo. Si usted es entrenador, maestro o decano, estos son los signos que deseamos que todos los estudiantes posean cuando se gradúen. De hecho, estos son signos que deseo que todos los adultos modelen para la generación que viene detrás de ellos.

1. Una persona madura puede mantener compromisos a largo plazo. Una señal clave de madurez es la capacidad de retrasar la gratificación. Parte de esto significa que un estudiante puede cumplir sus compromisos incluso cuando ya no son nuevos o novedosos. Pueden comprometerse a seguir haciendo lo correcto incluso cuando no les apetezca.

2. Una persona madura no se conmueve ante los halagos o las críticas. A medida que las personas maduran, tarde o temprano comprenden que nada es tan bueno como parece y que nada es tan malo como parece. Las personas maduras pueden recibir cumplidos o críticas sin dejar que eso las arruine o las induzca a tener una visión distorsionada de sí mismas. Están seguros de su identidad.

3. Una persona madura posee un espíritu de humildad. La humildad es paralela a la madurez. La humildad no es pensar menos en ti mismo, es pensar menos en ti mismo. Las personas maduras no se consumen con llamar la atención sobre sí mismas. Ven cómo otros han contribuido a su éxito y pueden honrarlos. Esto es lo opuesto a la arrogancia.

4. Las decisiones de una persona madura se basan en el carácter, no en los sentimientos. Las personas maduras, estudiantes y adultos, viven según los valores. Tienen principios que guían sus decisiones. Pueden progresar más allá de simplemente reaccionar a las opciones de la vida y ser proactivos mientras viven su vida. Su carácter domina sus emociones.

5. Una persona madura expresa gratitud de manera constante. He descubierto que cuanto más madura, más agradecido estoy, tanto por las cosas grandes como por las pequeñas. Los niños inmaduros suponen que merecen todo lo bueno que les sucede. Las personas maduras ven el panorama general y se dan cuenta de lo bien que lo tienen, en comparación con la mayoría de la población mundial.

6. Una persona madura sabe cómo priorizar a los demás antes que a sí misma. Un hombre sabio dijo una vez: Una persona madura es aquella cuya agenda gira en torno a los demás, no a sí misma. Ciertamente, esto puede llegar a un extremo y ser poco saludable, pero creo que un camino para salir de la puerilidad es superar tus propios deseos y comenzar a vivir para satisfacer las necesidades de otros menos afortunados.

7. Una persona madura busca sabiduría antes de actuar. Finalmente, una persona madura puede ser enseñada. No presumen que tienen todas las respuestas. Cuanto más sabios se vuelven, más se dan cuenta de que necesitan más sabiduría. No se avergüenzan de buscar el consejo de adultos (maestros, padres, entrenadores) u otras fuentes. Solo los sabios buscan la sabiduría.

En mi libro, Madurez artificial, Ofrezco soluciones prácticas para que los padres inculquen las marcas de madurez en sus hijos. Susan Peters dijo una vez: "Los niños tienen muchas más posibilidades de crecer si sus padres lo han hecho primero". Esto es para modelar y desarrollar una madurez auténtica en sus hijos.

¿Muestra las marcas de la madurez? ¿Qué tal tus niños?


Los niños autocontrolados tienden a ser adultos de mediana edad más sanos

DURHAM, N.C. - El autocontrol, la capacidad de contener los propios pensamientos, sentimientos y comportamientos, y trabajar hacia metas con un plan, es uno de los rasgos de personalidad que hace que un niño esté listo para la escuela. Y resulta que también está listo para la vida.

En un gran estudio que ha seguido a mil personas desde el nacimiento hasta los 45 años en Nueva Zelanda, los investigadores han determinado que las personas que tenían niveles más altos de autocontrol cuando eran niños envejecían más lentamente que sus compañeros a los 45 años. Sus cuerpos y cerebros estaban más saludable y biológicamente más joven.

En las entrevistas, el grupo de autocontrol superior también mostró que pueden estar mejor equipados para manejar los desafíos de salud, financieros y sociales de la vida posterior. Los investigadores utilizaron entrevistas estructuradas y verificaciones de crédito para evaluar la preparación financiera. Los participantes con alto autocontrol infantil expresaron opiniones más positivas sobre el envejecimiento y se sintieron más satisfechos con la vida en la mediana edad.

"Nuestra población está envejeciendo y viviendo más tiempo con enfermedades relacionadas con la edad", dijo Leah Richmond-Rakerd, profesora asistente de psicología en la Universidad de Michigan, quien es la primera autora del estudio. "Es importante identificar formas de ayudar a las personas a prepararse con éxito para los desafíos de la vida posterior y vivir más años sin discapacidades. Descubrimos que el autocontrol en la vida temprana puede ayudar a las personas a prepararse para un envejecimiento saludable".

Los niños con mejor autocontrol tienden a provenir de familias más seguras económicamente y tienen un coeficiente intelectual más alto. Sin embargo, los hallazgos de un envejecimiento más lento a los 45 años con más autocontrol pueden separarse de su estatus socioeconómico y coeficiente intelectual en la infancia. Sus análisis mostraron que el autocontrol fue el factor que marcó la diferencia.

Y la infancia no es el destino, señalan rápidamente los investigadores. Algunos participantes del estudio habían cambiado sus niveles de autocontrol cuando eran adultos y tenían mejores resultados de salud de lo que hubieran predicho las evaluaciones de su niñez.

El autocontrol también se puede enseñar, y los investigadores sugieren que una inversión social en dicha capacitación podría mejorar la duración y la calidad de vida, no solo en la infancia, sino también quizás en la mediana edad. Existe una amplia evidencia de que cambiar los comportamientos en la mediana edad (dejar de fumar o hacer ejercicio) conduce a mejores resultados.

"Todo el mundo teme una vejez enfermiza, pobre y solitaria, por lo que envejecer bien requiere que estemos preparados física, financiera y socialmente", dijo Terrie Moffitt, profesora de psicología y neurociencia Nannerl O. Keohane en Duke, y última autor en el papel. "Encontramos que las personas que han usado el autocontrol desde la infancia están mucho más preparadas para envejecer que sus compañeros de la misma edad".

El estudio aparece la semana del 4 de enero en el Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

El Estudio multidisciplinario de salud y desarrollo de Dunedin, con sede en Nueva Zelanda, ha seguido a estas personas desde que nacieron en 1972 y 73, sometiéndolas a una serie de evaluaciones psicológicas y de salud a intervalos regulares desde entonces, la más reciente a los 45 años.

El autocontrol infantil fue evaluado por maestros, padres y los propios niños a las edades de 3, 5, 7, 9 y 11. Los niños fueron evaluados por agresión impulsiva y otras formas de impulsividad, hiperactividad, perseverancia y falta de atención.

De los 26 a los 45 años, los participantes también fueron medidos en busca de signos fisiológicos del envejecimiento en varios sistemas de órganos, incluido el cerebro. En todas las medidas, un mayor autocontrol infantil se correlacionó con un envejecimiento más lento.

Se descubrió que las personas con mayor autocontrol caminaban más rápido y tenían caras de aspecto más joven a los 45 años.

"Pero si aún no está preparado para envejecer, sus 50 no es demasiado tarde para prepararse", agregó Moffitt.

Esta investigación fue apoyada por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU. (AG032282, AG049789) y el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (T32-HD007376), el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido (P005918), la Fundación Jacobs, la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU. Y la Fundación Lundbeck. El Estudio multidisciplinario de salud y desarrollo de Dunedin cuenta con el apoyo del Consejo de Investigación en Salud de Nueva Zelanda y el Ministerio de Negocios, Innovación y Empleo de Nueva Zelanda.

CITA: "El autocontrol infantil predice el ritmo del envejecimiento en la mediana edad y la preparación para la vejez", Leah S. Richmond-Rakerd, Avshalom Caspi, Antony Ambler, Tracy d'Arbeloff, Marieke de Bruine, Maxwell Elliott, HonaLee Harrington, Sean Hogan , Renate M. Houts, David Ireland, Ross Keenan, Annchen R. Knodt, Tracy R. Melzer, Sena Park, Richie Poulton, Sandhya Ramrakha, Line Jee Hartmann Rasmussen, Elizabeth Sack, Adam T. Schmidt, Maria L. Sison, Jasmin Wertz, Ahmad R. Hariri y Terrie E. Moffitt. procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, 4 de enero de 2021. DOI: 10.1073 / pnas.2010211118

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Resultados

Se preprocesaron imágenes ponderadas en T1 de 169 mujeres y 112 hombres (Tabla 1) y se evaluó el volumen de materia gris mediante morfometría basada en voxel (VBM) (Fig.1 A y B).De las 116 regiones de materia gris definidas mediante el atlas de etiquetado anatómico automatizado (AAL) (11) (Fig.1C), 10 regiones que muestran las mayores diferencias de sexo / género (| Cohen's D| & gt 0,70, el mayor |D| era 0,84 todo PAG & lt 0,0001) se incluyeron en análisis posteriores (Tabla S1). Utilizando las distribuciones reales de hombres y mujeres en la muestra, las zonas de "extremo masculino" y "extremo femenino" se definieron arbitrariamente como las puntuaciones del 33% de hombres y mujeres más extremos, respectivamente, y se definió una zona "intermedia" como el área entre estos dos (Fig.1D, utilizamos los términos "extremo masculino" / "extremo femenino" como una abreviatura de "el final del continuo en el que hombres / mujeres son más frecuentes", respectivamente, tenga en cuenta que nuestro método de categorizar el continuo en tres clases discretas inherentemente coloca algunas hembras en el "extremo masculino" y algunos machos en el "extremo femenino"). Figura 1mi presenta el volumen de materia gris de las 10 regiones en cada una de las hembras (Izquierda) y en cada uno de los machos (Derecha) usando una escala de volumen de color (como se muestra en la Fig.1D), e ilustra claramente la falta de consistencia interna en la mayoría de los cerebros. Esto último también es evidente en la Fig.1.F, que presenta el número de "mujeres-final" (X eje) y "extremo macho" (y eje) características en hembras (rojo) y machos (verde). Los círculos en las coordenadas (10,0), (0,10) y (0,0) representan individuos con solo características de "extremo femenino", solo "extremo masculino" o solo "intermedias", respectivamente. Todos los demás círculos en el X y y Los ejes representan individuos que tienen características de "extremo femenino" o "extremo masculino", así como características "intermedias". El resto de los círculos representan individuos con una variabilidad sustancial, teniendo ambas regiones en el "extremo masculino" y regiones en el "extremo femenino". El treinta y cinco por ciento de los cerebros mostró una variabilidad sustancial, y solo el 6% de los cerebros fueron internamente consistentes (consulte la Tabla 1 para obtener más detalles). En particular, las definiciones adicionales de las zonas de "extremo masculino" y "extremo femenino" (50%, 20% y 10%) revelaron de manera similar una prevalencia mucho mayor de cerebros que muestran una variabilidad sustancial en comparación con los cerebros que muestran consistencia interna (Tabla S2). . Es importante destacar que la variabilidad sustancial no es el resultado de la superposición entre mujeres y hombres en cada una de las regiones del cerebro, como se evidencia en la Fig. S1.A, que describe los resultados que se habrían obtenido para estos datos con una consistencia interna perfecta (para comparación, Fig. S1 B – D representa estos datos con consistencia interna con diferentes grados de ruido aleatorio, y la Fig. S1mi sin consistencia interna).

Consistencia interna y variabilidad sustancial en el cerebro y el comportamiento humanos


Ver el vídeo: Why Brains Do Not Exist (Mayo 2022).