Información

¿Cómo pueden los científicos estar seguros de que la cola del embrión humano es realmente una cola?

¿Cómo pueden los científicos estar seguros de que la cola del embrión humano es realmente una cola?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

De Wikipedia:

Los embriones humanos tienen una cola que mide aproximadamente un sexto del tamaño del embrión en sí. A medida que el embrión se convierte en un feto, el cuerpo en crecimiento absorbe la cola.

¿Cómo estamos seguros de que es una cola real y no un parecido superficial con otra cosa?

Pregunto esto porque un tipo creacionista me desafió en este sentido.


Podemos estar seguros de que es una cola porque es una extensión de las vértebras, y definimos "cola" como una extensión de las vértebras, entre otras cosas.

Cola

tāl /

sustantivo: cola; sustantivo plural: tails

  1. la parte posterior de un animal, especialmente cuando se prolonga más allá del resto del cuerpo, como la extensión flexible de la columna vertebral en un vertebrado, las plumas en la parte trasera de un pájaro, o un apéndice terminal en un insecto.

Énfasis mío. Fuente: www.oxforddictionaries.com


Bueno, ¿cómo lo llamarías? Eche un vistazo a las imágenes a continuación (fuente):

Si pudieras llamar a lo que tienen otras especies cruz, entonces el humano también debería llamarse así. Después de todo, son extremadamente similares (la última imagen, k, es humana):

un equidna u oso hormiguero espinoso (Tachyglossus aculeatus). Debido a la extrema rareza del material monotrema, solo pudimos obtener este embrión, que es más joven que la etapa del capullo de la cola. b Zarigüeya de cola de cepillo (Trichosurus vulpecula). c “gato” nativo de Australia del Este (Dasyurus quoll). d Gato doméstico * (Felis catus). e Perro doméstico (Canis familiaris). f Ovinos domésticos (Ovis aries). g Oso hormiguero escamoso (Manis javanica). h Rata (Rattus norvegicus). i Conejo (Oryctolagus cuniculus). j Erizo (Erinaceus europaeus). k Humano (Homo sapiens).

La imagen de arriba fue tomada de M.K. RIchardson et. Alabama.,Anat Embryol (1997) 196: 91-106 (puede encontrar un PDF aquí)


HECHO DE LA DIVERSIÓN

¡Comencemos con un dato divertido!

En algunos casos raros, los humanos pueden nacer con cola. Luego, estas colas se pueden quitar mediante un procedimiento quirúrgico. Este procedimiento es bastante simple y es un procedimiento relativamente antiguo (ver Speigelmann et al. 1985).

¿Qué es una cola?

La cola es la sección en la parte trasera del cuerpo de un animal […]. Es la parte del cuerpo que corresponde aproximadamente al sacro y al cóccix en mamíferos, reptiles y aves.

Fuente: Wikipedia

El sacro y el coxis son las últimas partes de la columna vertebral. Por lo tanto, una cola es solo una extensión de la columna vertebral.

¿Cómo se ve en los humanos?

¿Es realmente una cola lo que vemos?

¡Sí! Se disecaron embriones humanos y se realizaron análisis histológicos. ¡No hay duda, es una cola!

Véase Dao y Netski (1984), Belzberg et al. (1991) y Fallon y Simandi (2005) para mayor descripción y evidencia.


El Instituto de Investigación de la Creación

Imagínese esta escena: Una joven embarazada es llevada a la sala de consejería en una clínica de abortos. Comprensiblemente asustada, confundida y vulnerable, solo sabe que no pretendía quedar embarazada y desearía no estarlo. También sabe que un aborto pondría fin a su embarazo. ¡Pero estamos hablando de un bebé!

"¿Qué tan avanzado estás, cariño?", pregunta el consejero.

"Oh, alrededor de dos meses", responde, a lo que el consejero responde: "¿Recuerdas lo que aprendiste en tu clase de biología de décimo grado? ¿Cómo es que el embrión en desarrollo pasa por varias etapas durante su crecimiento? Pasa por una etapa de pez, donde tiene 'hendiduras branquiales' como un pez. Otras veces tiene un saco vitelino como un pájaro y una cola como un mono. A los dos meses probablemente esté pasando por su etapa de pez, todavía no es completamente humano. No pienses en él como un bebé, sino como un pez ''. En exhibición hay dibujos que señalan las diversas etapas de desarrollo de embriones humanos, peces, monos, etc., con las similitudes señaladas y, efectivamente, Se ve notablemente igual convencido por esta evidencia, nuestro joven amigo decide seguir adelante y tener el aborto. Después de todo, está bien matar un pez.

Puede que le interese saber que la historia anterior es cierta. No solo es cierto, es probable que sea un lugar común. Esta línea de razonamiento llamada ley biogenética, y conocida por el eslogan "la ontogenia recíproca filogenia", se da muchas veces como la supuesta justificación científica del aborto. Se originó en 1866 por el mentor de Hitler, Ernest Haeckel, quien produjo la serie de dibujos comparativos utilizados tanto en los libros de texto de biología como en las clínicas de aborto.

También puede interesarle saber que todo el concepto ha sido desacreditado durante décadas. Como ha dicho el evolucionista Dr. Blechschmidt en su libro, Los comienzos de la vida, “La llamada ley de la biogenética es incorrecta. No hay peros ni ifs que puedan mitigar este hecho. Ni siquiera es un poquito correcto o correcto en una forma diferente. Está totalmente equivocado '' (1977, p. 32). De hecho, el embriólogo alemán Wilhelm His publicó, en 1874, un catálogo de distorsiones deliberadas de los datos por Haeckel para ganar adeptos. Posteriormente, Haeckel fue juzgado y condenado en una investigación académica y excluido de muchos círculos científicos.

Pero, ¿qué pasa con la supuesta evidencia de hendiduras branquiales, saco vitelino y cola (por nombrar los ejemplos más utilizados) en un embrión humano? Es cierto que en una etapa temprana del desarrollo el feto humano tiene ciertos pliegues o pliegues que se asemejan a los que se encuentran en un embrión de pez. Sin embargo, a medida que se desarrollan, el parecido se detiene. En los peces, los pliegues se convierten en branquias, pero en los humanos, se desarrollan en glándulas y estructuras en las áreas de las orejas y el cuello. Si los seres humanos estuvieran relacionados con los peces, cabría esperar que las branquias evolucionaran hacia los pulmones, la tráquea y la boca. De manera similar, la `` cola '' humana embrionaria es en realidad el cóccix en desarrollo, o el `` hueso de la cola '', una característica totalmente humana de vital importancia, mientras que el llamado saco vitelino no es una fuente de alimento como en un huevo de ave, sino que es la fuente de las primeras células sanguíneas del embrión. Todo sobre el embrión humano es totalmente único y humano.

No tiene sentido que los abortistas puedan utilizar una ciencia tan mala para justificar sus actos. Pero entonces, mucho sobre el aborto no tiene sentido.


El Instituto de Investigación de la Creación

& ldquoGeneraciones de estudiantes de biología pueden haber sido engañadas por un famoso conjunto de dibujos de embriones publicados hace 123 años por el biólogo alemán Ernst Haeckel. & rdquo 1 Ciencias La revista se refiere a los bocetos de Haeckel & rsquos de diversos embriones de animales publicados por primera vez en 1874 (Figura 1). Informan que Haeckel minimizó de manera fraudulenta las principales diferencias entre animales en las primeras etapas de desarrollo. Este fraude es peculiar porque está siendo "descubierto" por una nueva investigación. Notablemente, Ciencias señala que algunos embriólogos de la época de Haeckel y rsquos tenían dudas sobre la precisión de los dibujos y rsquos, y sus compañeros de hecho le hicieron admitir que usaba "licencia artística". Sin embargo, estos dibujos (o reproducciones similares) se han incorporado a casi todos los libros de texto importantes de biología desde entonces. 2 Entonces, a diferencia del Hombre de Piltdown, Arqueoraptor, y otros fraudes evolutivos que solo engañaron temporalmente a todos, el error de Haeckel & rsquos engaña hasta el día de hoy.

Por lo tanto, regalo Los estudiantes de biología todavía son engañados por una complicada maraña de ideas engañosas que los evolucionistas inteligentes adjuntan regularmente a los dibujos fraudulentos de Haeckel & rsquos.

Los dibujos y conceptos engañosos promueven la evolución

No escapé de ser engañado. En 1975, mi libro de texto de biología de segundo año se refería a un dibujo muy similar a Haeckel & rsquos. Como la mayoría de los estudiantes que absorben esta información por primera vez y posiblemente solo en el tiempo, me sorprendió un poco la increíble similitud de peces de todos los primeros embriones y hélices, especialmente los humanos. La evidencia visual parecía innegable.

Estos dibujos promovieron de manera persuasiva tres poderosos conceptos evolutivos. Primero, la vida evolucionó de animales "primitivos" a seres humanos complejos. Este "efecto" se ve en las estructuras supuestamente no humanas que poseen los seres humanos durante el desarrollo. Mi libro de texto comentó: "Por ejemplo, el embrión humano temprano tiene una cola bien desarrollada y también una serie de bolsas branquiales en la región faríngea". 3

En segundo lugar, como decía mi libro de texto, "los embriones humanos y de peces se parecen entre sí porque los seres humanos y los peces comparten una ascendencia remota común". 3 Presentaba la notable similitud de los embriones de la ilustración como una fuerte evidencia de un ancestro común universal.

En tercer lugar, surge una sinopsis de la historia evolutiva de la vida en la Tierra a medida que los científicos trazan un mapa de todas las etapas del desarrollo embrionario de cada especie. Sorprendentemente, las etapas del desarrollo embrionario de los organismos, llamadas ontogenia, supuestamente recreado o "quorecapitulado" su historia evolutiva a través del tiempo, que fue llamado su filogenia. Los embriones de Haeckel & rsquos eran claramente imágenes secuenciales de la evolución misma.

Esos conceptos permanecen cimentados en el pensamiento evolutivo contemporáneo. Durante la escuela de medicina en 1992, mi libro de texto de desarrollo humano de posgrado contenía los mismos dibujos y conceptos. 4

En 2001, Harvard & rsquos Ernst Mayr incluyó embriones exactos de Haeckel & rsquos en su trabajo definitivo sobre la evolución. Refiriéndose a ellos, reafirmó que solo la evolución explica por qué "los embriones de aves y mamíferos desarrollan hendiduras branquiales, como embriones de peces". 5 Mayr detalló cómo creía que la embriología demostraba tanto un ancestro común universal como una recapitulación:

Un embrión humano temprano, por ejemplo, es muy similar no solo a los embriones de otros mamíferos (perro, vaca, ratón), sino en sus primeras etapas incluso a los de reptiles, anfibios y peces & hellip [el] estudio de las etapas embrionarias muy a menudo muestra cómo una etapa ancestral común diverge gradualmente en diferentes ramas del árbol ancestral & hellip [que] en ciertas características, como en las bolsas branquiales, el embrión de mamífero de hecho recapitula la condición ancestral & hellip [que] esta es la misma razón por la que todos los vertebrados terrestres (tetrápodos) desarrollan arcos branquiales en una determinada etapa de su ontogenia. 5

Como estudiante, acepté implícitamente conceptos construidos a partir de dibujos de Haeckel & rsquos como veraces. La creencia en la evolución parecía razonable. Lamentablemente, fui engañado por la imagen y los rsquos y el concepto y rsquos de la tergiversación extrema de la realidad.

Los dibujos de Haeckel & rsquos son un fraude espectacular

Aunque Ciencias& rsquos artículo etiquetó a Haeckel como un fraude, es & rsquos posible que Ciencias también podría informar sobre creencias engañosas. Para ser justos, Haeckel estaba usando equipos del siglo XIX y no ocultó todas las diferencias embrionarias. Teniendo en cuenta estos factores atenuantes, Robert Richards de la Universidad de Chicago sostiene que intencional el fraude de Haeckel no ha sido probado. Sugiere que el crítico de Haeckel, Michael Richardson, presenta los resultados de su investigación embrionaria de manera que "exagera sus diferencias con las imágenes de Haeckel y rsquos". Richards también sostiene que Haeckel no debería ser el único chivo expiatorio para perpetuar esta desinformación. Señala cómo los embriólogos evolutivos desde Haeckel también han avanzado sus puntos de vista, por lo que en realidad estos embriólogos recientes deberían haber sido juzgados más culpables, dado el aumento de conocimiento, estándares e instrumentación durante los últimos 125 años.

Sin embargo, Michael Richardson argumenta que la magnitud de las verdaderas diferencias embrionarias ocultas por Haeckel indica un fraude intencional para promover la evolución. Afirma: “Desafortunadamente, Haeckel estaba demasiado entusiasta. Cuando comparamos sus dibujos con embriones reales, descubrimos que mostraba muchos detalles incorrectamente. Por ejemplo, encontramos variaciones en el tamaño del embrión, la forma externa y el número de segmento que no mostró. & Rdquo 7 Como resume, & ldquoParece que & rsquos está resultando ser una de las falsificaciones más famosas en biología & rdquo 8.

Harvard & rsquos Stephen Jay Gould, un celoso evolucionista, enmarca el legado del comportamiento de Haeckel & rsquos:

No me gusta la frase común "licencia ldquoartística", especialmente por su connotación provinciana engreída (cuando la usan los científicos) de que a los humanistas creativos les importa poco la precisión empírica. (Después de todo, las mejores "distorsiones" artísticas registran una gran habilidad e intención consciente.) Pero no sé de qué otra manera describir el trabajo de Haeckel. Para ir al grano de este drama: Haeckel había exagerado las similitudes mediante idealizaciones y omisiones. Él también, en algunos casos & mdashin un procedimiento que sólo puede ser llamado fraudulento & mdashsimplemente copió la misma figura una y otra vez & hellip. Los dibujos de Haeckel & rsquos, a pesar de sus notorias inexactitudes, entraron en la más impenetrable y permanente de todas las literaturas cuasi científicas: los libros de texto estándar para estudiantes de biología y hellip. Una vez instalada en los libros de texto, la información errónea se convierte en un capullo y, de hecho, es permanente porque, como se indicó anteriormente, los libros de texto se copian de textos anteriores. 9

Es importante exponer los dibujos de libros de texto similares a los de Haeckel como fraudulentos, pero la historia del engaño está lejos de terminar. Los conceptos que se les atribuyen son aún más engañosos.

Hendiduras branquiales imaginarias, colas y leyes biogénicas

Al observar los embriones en la Figura 2, gran parte de la embriología evolutiva se basa en la creencia de que los pliegues en la región del cuello son en realidad hendiduras branquiales y, para el ser humano, que el tramo largo de tejido vertebral es honestamente una cola. Darwin apeló a esa creencia cuando afirmó que los embriones adulto etapas de sus antepasados ​​en la historia evolutiva. Dice: `` Es muy probable que en muchos animales las etapas embrionarias o larvarias nos muestren, más o menos completamente, la condición del progenitor de todo el grupo en su estado adulto ''. 10 ¿Cómo pueden Darwin u otros evolucionistas ver cosas como la evolución progenitores o hendiduras branquiales? Solo por imaginación.

La invocación de Darwin & rsquos a la imaginación en escenarios evolutivos legitimó el taponamiento de colosales vacíos de datos con la metodología evolution & rsquos look-imagine- & ldquosee & rdquo. Darwin visualizó un oso evolucionando hacia una ballena, un punto sensible a la luz evolucionando hacia un ojo y embriones como recreando a sus progenitores evolutivos adultos.

La historia del evolucionismo muestra cómo los defensores pueden simplemente mirar huesos de Piltdown, Inglaterra y ver características de simios en un cráneo humano, o mirar huesos incrustados en el tejido blando de una ballena y rsquos debajo del vientre y ver & ldquowhale caderas & rdquo o ver & ldquoprimitive & rdquo características en una vida pescado, o cómo Richard Dawkins puede mirar una retina humana y ver claramente que se "rsquos & ldquowed al revés." ver claramente lo que estaban buscando.

¿No deberían los estudiantes ser escépticos cuando les dijeran que los evolucionistas pueden simplemente mirar los pliegues de los embriones y ver las hendiduras branquiales? Lo cierto es que estos son solo pliegues de tejido en la región de la faringe de los vertebrados durante la etapa de desarrollo de la faringe. Para mamíferos, aves y reptiles, Nunca desarrollarse en una estructura que se parezca de alguna manera a las branquias de los peces. En los seres humanos, por ejemplo, este tejido de pliegue se convierte en cartílago o hueso para la mandíbula, el oído interno, el hioides y la laringe. A partir de ellos se forman los músculos de la cara, la sien y el cuello, así como las glándulas tiroides, paratiroides y timo. No existe evidencia de que alguna vez se parecieran a un pez adulto o de que a lo largo de la historia de la humanidad perdieran la capacidad de formar estructuras parecidas a peces y ahora formen otras nuevas.

Con respecto a la ley biogénica de recapitulación de Haeckel & rsquos, el trabajo de Richardson & rsquos en la década de 1990 demostró que el concepto era completamente incorrecto. 12 Sus resultados confirmaron lo que Keith Thompson, presidente de la Academia de Ciencias Naturales, declaró en 1988: "Sin duda, la ley biogénica está muerta como un clavo". 13

El humano & ldquotail & rdquo es otro nombre inapropiado nacido del evolucionismo y la metodología rsquos look-imagine- & ldquosee & rdquo. Lo que en realidad vemos a través del tiempo son los primeros precursores de la columna que forman el esqueleto axial (del cráneo al cóccix). En una secuencia ligeramente retrasada, el resto del embrión crece desde la cabeza hasta la grupa en este marco fundamental. Entonces, cuando los evolucionistas ven una porción inferior del esqueleto axial donde el embrión aún no ha crecido, ellos "escogen" una "cuota" transitoria. En su imaginación, los embriones humanos están recapitulando su pasado reptil. Pero nunca hay cola. El embrión crece hasta el cóccix, que comienza a anclar los músculos en desarrollo del suelo pélvico.

¿Cuánto de la historia evolutiva tiene sentido si los embriones humanos nunca tienen branquias o cola?

Qué enmarañada red tejemos

Avergonzado de que su exposición del fraude de Haeckel & rsquos se había convertido en una "causa célebre creacionista", Richardson insistió más tarde en que "los datos de la embriología son totalmente coherentes con la evolución darwiniana". en diferentes animales está controlado por mecanismos genéticos comunes y se ajustan a la teoría evolutiva. El hecho es que los evolucionistas nunca esperaron mecanismos genéticos comunes: fueron "conmocionados" y "desconcertados" al ser descubiertos, y solo giraron para adoptar mecanismos re-etiquetados como "conservados". después detección. Fueron los creacionistas quienes primero discutieron diseños comunes para características comunes. 15

Los estudiantes deben ser conscientes de la autoridad evolutiva, como cuando Jerry Coyne modificó su enfoque de la recapitulación de rescate. Afirma que las etapas embrionarias no se parecen a las formas adultas de sus antepasados, como afirmaba Haeckel, embrionario formas de ancestros. & rdquo 16 ¿Cómo? La evolución no borra los planes de desarrollo, de alguna manera sigue agregando nueva información. De acuerdo con Coyne, `` por lo general es más fácil agregar cambios menos dramáticos a lo que ya es un plan de desarrollo básico y robusto. Esto 'agregar cosas nuevas al principio antiguo' también explica por qué la secuencia de cambios en el desarrollo refleja la secuencia de los organismos ''. 16

Pero Coyne engaña. El principio de & ldquoadding new stuff on old & rdquo nace del mecanismo de evolución & rsquos look-imagine- & ldquosee & rdquo. El esquema de Coyne & rsquos tiene muchas inconsistencias. Admite que la secuencia no es estricta ni inevitable: no todas las características del embrión de un antepasado aparecen en sus descendientes, ni todas las etapas de desarrollo se desarrollan en un orden evolutivo estricto. Añade que las plantas han prescindido de casi todos los rastros de su ascendencia durante el desarrollo. . & rdquo 16 Sin embargo, dos décadas antes, Keith Thomson previó que el principio de Coyne & rsquos & ldquoadd on & rdquo era absurdo, ya que el desarrollo de una especie & ldquow debería ser casi infinitamente largo, ya que la secuencia de características de cada antepasado, cada divergencia evolutiva, se repitió y se extendió a través de la adición de nuevas etapas terminales. adiciones & mdashto la historia de desarrollo del antepasado inmediato. & rdquo 17

Lecciones aprendidas

Ver a una sola célula asimilar recursos y desarrollarse a sí misma hasta convertirse en una criatura extraordinaria debería evocar una sensación de asombro por nuestro Creador en cualquier mente que no esté cegada por el pensamiento naturalista. Irónicamente, la imaginación desenfrenada en realidad ciega algunas mentes. Como señaló el bioquímico Michael Behe ​​con respecto a los embriones de Haeckel & rsquos, "La historia de los embriones es una lección práctica sobre cómo ver lo que quieres ver". conceptos evolutivos o jerga que podrían haberse infiltrado en nuestro pensamiento sin darnos cuenta, ayudando así involuntariamente al lado equivocado.


¿Cómo pueden los científicos estar seguros de que la cola del embrión humano es realmente una cola? - biología

Se han revelado por primera vez eventos moleculares clave que regulan el desarrollo embrionario temprano.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge han creado un perfil detallado de las señales moleculares que gobiernan la implantación del embrión durante la segunda semana de desarrollo del embrión. Esta etapa crucial es el punto en el que ocurren muchos fracasos del embarazo temprano.

La autora principal, la profesora Magdalena Zernicka-Goetz, dijo: `` La implantación es un hito en el desarrollo humano, ya que es a partir de esta etapa cuando el embrión realmente comienza a tomar forma y se deciden los planes corporales generales. También es la etapa del embarazo en la que se pueden adquirir muchos defectos del desarrollo ''.

Las limitaciones éticas y prácticas han significado que, hasta ahora, se había descubierto muy poco sobre este paso porque el desarrollo solo ha sido posible dentro del útero. Sin embargo, utilizando una técnica para cultivar embriones humanos in vitro durante hasta 14 días, iniciada por el mismo grupo (ver BioNews 850), y la última tecnología de secuenciación, el equipo pudo identificar las 'conversaciones moleculares' entre células embrionarias. .

`` El desarrollo embrionario es un proceso extremadamente complejo y, si bien nuestro sistema puede no ser capaz de reproducir completamente todos los aspectos de este proceso, nos ha permitido revelar una notable capacidad de autoorganización de los blastocistos humanos que antes se desconocía '', dijo. coautora Dra. Marta Shahbazi.

El estudio, publicado en Nature, reveló que algunas células liberan señales que indican a otros grupos de células que formen la cabeza o la cola del embrión en desarrollo, lo que marca las primeras etapas de la coordinación del plan corporal. Estas células luego responden a sus instrucciones saliendo de la pluripotencia y el estado en el que las células pueden adquirir cualquier identidad antes de convertirse en partes definidas del cuerpo del embrión en desarrollo.

Los hallazgos, que cubren una brecha de conocimiento en embriología, podrían conducir a una mayor comprensión de por qué algunos embarazos fallan poco después de la concepción y ofrecer información sobre las causas de algunos defectos del desarrollo.

El coautor, el Dr. Simon Fishel, director de CARE Fertility, dijo: “Esto es mucho más que comprender la biología del desarrollo del embrión de implantación. El conocimiento de estos procesos podría ayudar a mejorar las posibilidades de éxito de la FIV), de los cuales solo uno de cada cuatro intentos tiene éxito ''.


Dibujos forjados de Haeckel & # 8217s

Ernst Haeckel, quien fue el primero en presentar la tesis de la recapitulación, publicó varios dibujos para respaldar su teoría. ¡Haeckel produjo dibujos falsificados para hacer que los peces y los embriones humanos se parecieran entre sí! Cuando lo sorprendieron, la única defensa que ofreció fue que otros evolucionistas habían cometido ofensas similares:

Después de esta comprometedora confesión de & # 8220 falsificación & # 8221 me vería obligado a considerarme condenado y aniquilado si no tuviera el consuelo de ver a mi lado en el muelle de prisioneros & # 8217 a cientos de compañeros culpables, entre ellos muchos de los los observadores más confiables y los biólogos más estimados. La gran mayoría de todos los diagramas de los mejores libros de texto, tratados y revistas biológicos incurrirían en el mismo grado en la acusación de & # 8220 falsificación & # 8221, pues todos son inexactos, y están más o menos manipulados, esquematizados y construidos.

En la edición del 5 de septiembre de 1997 de la conocida revista científica Science, se publicó un artículo que revelaba que los dibujos de embriones de Haeckel & # 8217 eran producto de un engaño. El artículo, llamado & # 8220Haeckel & # 8217s Embriones: Fraude redescubierto, & # 8221 dijo lo siguiente:

La impresión que dan [los dibujos de Haeckel & # 8217], de que los embriones son exactamente iguales, es incorrecta, dice Michael Richardson, embriólogo de la Facultad de Medicina del Hospital St. George & # 8217 en Londres ... Así que él y sus colegas hicieron su propio estudio comparativo, reexaminar y fotografiar embriones aproximadamente emparejados por especie y edad con los que dibujó Haeckel. He aquí que los embriones & # 8220 a menudo se veían sorprendentemente diferentes & # 8221, informa Richardson en la edición de agosto de Anatomy and Embryology.

Más adelante en este mismo artículo, se reveló la siguiente información:

Haeckel no solo agregó u omitió características, informan Richardson y sus colegas, sino que también modificó la escala para exagerar las similitudes entre las especies, incluso cuando había diferencias de tamaño de 10 veces. Haeckel desdibujó aún más las diferencias al descuidar el nombre de la especie en la mayoría de los casos, como si un representante fuera exacto para todo un grupo de animales. En realidad, señalan Richardson y sus colegas, incluso los embriones estrechamente relacionados, como los de los peces, varían bastante en su apariencia y vía de desarrollo. & # 8220Es [dibujos de Haeckel & # 8217] parece que & # 8217 está resultando ser una de las falsificaciones más famosas de la biología & # 8221, concluye Richardson.

Es de notar que, aunque la falsificación de Haeckel & # 8217 salió a la luz en 1901, el tema todavía fue retratado en muchas publicaciones evolucionistas durante casi un siglo como si fuera una ley científica probada. Aquellos que tenían creencias evolucionistas inadvertidamente enviaron un mensaje muy importante al anteponer su ideología a la ciencia: la evolución no es ciencia, es un dogma que están tratando de mantener vivo frente a los hechos científicos.

Tomado con ligeras modificaciones editoriales del libro de Harun Yahya, El colapso de la teoría de la evolución en 20 preguntas.


Los científicos ponen un globo ocular en funcionamiento en la cola de un renacuajo

Resulta que subestimamos seriamente el sistema nervioso central.

Douglas J. Blackiston

Es difícil decir qué es más loco: el hecho de que los investigadores de la Universidad de Tufts pasaron un año cortando los pequeños globos oculares de los embriones de renacuajo y pegándolos de nuevo a los renacuajos y colas, o el hecho de que, cuando nacieron, algunos de los renacuajos PODRÍAN VER REALMENTE POR LOS OJOS DE SUS COLAS.

Como usted sabe, esta no es la forma en que se supone que funciona la visión y se supone que sus globos oculares están conectados a un gran nervio gordo que lleva las señales entrantes de regreso a su cerebro, que combina la información de ambos ojos en una imagen en 3D del mundo frente a ti. Sin ese vínculo directo con el cerebro, tus ojos son inútiles.

Al menos, esa es la forma en que los científicos lo han pensado durante los últimos siglos. Pero durante las últimas décadas, los experimentos en animales y humanos han demostrado repetidamente que el sistema nervioso central, incluido el cerebro y la médula espinal, es mucho más flexible y adaptable de lo que la gente solía pensar. Si una parte del cerebro se daña, por ejemplo, la información que solía fluir hacia el sector dañado a menudo se redirige y otra parte del cerebro se encarga de procesarla.

Entonces, estos nuevos hallazgos hicieron que los investigadores de la Universidad de Tufts se preguntaran: ¿podría el nervio óptico ser realmente la única ruta para las señales visuales entrantes? ¿Y podría una parte diferente del sistema nervioso, como los nervios que se encuentran más abajo en la médula espinal, procesar esas señales por sí mismos, sin la ayuda del cerebro?

Se dieron cuenta de que los renacuajos serían una buena manera de probar esta pregunta: realizarían la cirugía en un momento en que los renacuajos aún se estaban desarrollando, de modo que los ojos trasplantados tuvieran tiempo de colocar las raíces nerviosas que potencialmente podrían conectarse con el resto. de los renacuajos & # 8217 sistema nervioso.

Las cirugías fueron laboriosas, pero los investigadores pudieron injertar con éxito globos oculares en las colas de más de 200 embriones de renacuajo:

Trasplante de ojos de renacuajo, antes y después

Cuando los renacuajos alterados eclosionaron, los investigadores se pusieron a trabajar probando la visión de sus sujetos. Aquí & # 8217s el Journal of Experimental Biology & # 8217s descripción del experimento:

Colocaron a sus sujetos anfibios en un pozo donde la mitad del plato estaba iluminado con luz roja y la otra mitad con luz azul, que invirtieron a intervalos regulares. Durante las sesiones de entrenamiento, cada vez que los renacuajos se aventuraban en áreas bañadas en luz roja, recibían una pequeña descarga eléctrica de advertencia. Después de un descanso, se probaron los renacuajos para ver si habían aprendido a asociar la luz roja con el castigo eléctrico y si se adherirían al lado azul del plato.

Si bien los renacuajos ciegos nunca desarrollaron una preferencia por un lado del plato o el otro, siete de los renacuajos con ojos trasplantados aprendieron a permanecer en la luz azul, demostrando que podían ver a través de sus ojos injertados.

La pregunta era, ¿por qué solo siete?

La respuesta resultó tener algo que ver con cómo los ojos del donante brotaron nervios después de los trasplantes. Dado que etiquetaron los ojos del donante con proteína roja fluorescente, los investigadores pudieron obtener imágenes de los renacuajos y comparar el crecimiento de sus nervios. En la mitad de los sujetos, los nervios no habían crecido en absoluto, y en aproximadamente una cuarta parte de los demás, los nervios habían crecido, pero terminaron en los estómagos de los renacuajos:

Nervios que terminan en el estómago

Pero en la otra cuarta parte de los sujetos & # 821131 renacuajos en total & # 8211 los nervios se extendieron hasta los animales & # 8217 médula espinal, seis de los siete renacuajos videntes pertenecían a este grupo:

Nervios que terminan en la médula espinal

Los hallazgos de los investigadores parecen indicar que las neuronas de la médula espinal son capaces de realizar al menos algunas de las tareas del cerebro. Si eso es cierto, los científicos algún día podrían explotar la inteligencia de la médula espinal para una serie de tratamientos médicos, como restaurar el movimiento de las extremidades paralizadas.


Crecer y cambiar

Los rasgos homólogos ontogenéticos son evidentes cuando los científicos examinan el desarrollo de los organismos. Considere todos los vertebrados. Existen similitudes muy fuertes entre los embriones de animales con columna vertebral, incluso si no se puede ver el parecido entre los adultos. Por ejemplo, todos los vertebrados tienen una cola en algún lugar de la línea, incluso los humanos. Aunque puede ver claramente la cola de un mono, pato o pez adulto, la suya no es evidente. Sin embargo, un embrión humano tiene cola. A medida que ese embrión se desarrolla, la cola se convierte gradualmente en el cóccix humano.


Los preembriones fabricados en laboratorio podrían impulsar la investigación y los debates éticos

Esta combinación sin fecha de imágenes microscópicas proporcionadas por la Universidad de Monash en marzo de 2021 muestra diferentes & # 8220iBlastoides & # 8221 (estructuras similares a embriones) teñidos para resaltar diferentes tipos de células. (Universidad de Monash vía AP)

WASHINGTON (AP) - Por primera vez, los científicos han utilizado células humanas para fabricar estructuras que imitan las primeras etapas de desarrollo, lo que, según dicen, allanará el camino para más investigaciones sin entrar en conflicto con las restricciones sobre el uso de embriones reales.

Dos artículos publicados el miércoles en la revista Nature detallan cómo dos equipos de científicos fabricaron de forma independiente tales estructuras.

Hicieron hincapié en que su trabajo es solo para la investigación, no para la reproducción, pero probablemente planteará nuevas cuestiones éticas.

“Estudiar el desarrollo humano temprano es realmente difícil. Es básicamente una caja negra ”, dijo Jun Wu, biólogo de células madre de la Universidad de Texas, Southwestern Medical Center.

"Creemos que nuestro modelo puede abrir este campo", dijo, si "puedes probar tu hipótesis sin utilizar embriones humanos".

El equipo de Wu usó células madre embrionarias y el segundo equipo usó células de piel reprogramadas para producir bolas de células que se asemejan a una de las primeras etapas del desarrollo humano.

These balls, called blastocysts, form a few days after an egg has been fertilized but before the cells attach to the uterus to become an embryo. To differentiate their models from blastocysts created through fertilization, the researchers refer to the structures as “iBlastoids” and “human blastoids.”

“They shouldn’t be considered as equal to a blastocyst, although they are an excellent model for some aspects of biology,” said Jose Polo, an epigeneticist at Monash University in Australia who led the second research team.

Both groups stressed that the structures they made were not the same as naturally occurring embryos, and it’s unclear whether they could develop into viable embryos.

“The blastoids are less efficient in terms of generating structures mimicking later stage human embryos,” said Wu, whose team stopped growing the structure in a culture after four days.

Scientists previously generated similar structures of mouse cells in a lab, but this is the first time they have been made from human cells. The new models correspond to about three to 10 days after fertilization, Wu said. Last year, researchers unveiled structures that model cells 18 to 21 days after fertilization.

Research involving human embryos and blastocysts is currently ineligible for federal funding in the U.S., and several states prohibit it outright.

Some scientists now use blastocysts donated from fertility clinics for research into the causes of infertility and congenital diseases. The new work should allow them to do such research at much larger scales, Polo said.

“This capacity to work at scale will revolutionize our understanding of these early stages of human development,” said Polo.

The scientists stressed that their creations were not intended to be used for human reproduction.

“There is no implantation,” said Amander Clark, a stem cell biologist at the University of California, Los Angeles who co-authored the paper with Polo. “These structures are not transferred to a uterus or uterus-like structure,” she said. “There is no pregnancy.”

The distinction between blastocysts derived from fertilization and the structures created in a lab may not be so clear-cut, said Shoukhrat Mitalipov, a human embryologist at Oregon Health and Science University who was not involved in the research.

“Both groups show how closely they resemble real embryos,” he said. “If they are really as good as embryos, should they be treated as embryos?”

“This brings new ethical issues,” he said. “Are they going to be covered as human embryos? Should restrictions apply?”

Scientists previously tried to turn the lab-generated mouse cell structures into embryos, but they were not successful.

The optimal scenario for research is to “get as close to a real embryo as possible so you can learn from it, but not a real embryo so you don’t get into debates about the moral status of embryos,” said Alta Charo, a professor emeritus of law and bioethics at University of Wisconsin who was not involved in the papers.


Fate of Sperm Mitochondria and Other Organelles

Most early studies assumed that the sperm mitochondria participated fully in early embryonic development. However, in 1965, Szollosi (26), reporting the fate of sperm midpiece mitochondria in rats, observed that they remain associated with axonemal structures and did not distribute evenly between blastomeres. Szollosi (26) found that these mitochondria swelled and appeared to disintegrate by the eight-cell stage. This differed from previous observations in the mouse (27). Szollosi (26) concluded, “If it is true that sperm mitochondria disintegrate, it could be postulated that only maternal type mitochondria would be found in the embryo. If further experiments confirm these observations, this system would provide an excellent opportunity for studying cytoplasmatic inheritance in higher animals.”

Is this how the story of strict maternal mtDNA inheritance began? Probably not, as the roots go back at least to a description of a “throw away” sperm tail by Wells et al. (ref. 28, p. 149) in 1935. They wrote, “After the spermatozoon has activated the ovum it does something further. Its head burrows actually into the substance of the ovum, leaving the tail outside to wriggle for a while and then perish.” Wells had apparently been unfamiliar with Lillie’s 1923 Problems of Fertilization (29) that clearly set out accurate observations on sperm entry dating back into the 19th century. Lillie did indeed observe loss of sperm tails during fertilization in the Annelid Nereis and considered this to be so unusual as to warrant special comment (30).

Twenty-eight years after Szollosi’s study, Simerly et al. (31) studied the incorporation of the sperm tail into early embryos of mice and concluded: “… Fertilization involves contributions of various and different components by sperm and egg… ” suggesting that “… This hypothesis of maternal inheritance may need modification.” Thus, Simerly et al. (31) reject the tentative hypothesis of maternal inheritance at least on ultrastructural grounds. It appears that spermatozoa may indeed contribute a number of other cytoplasmic factors that modulate early embryogenesis, including the centrosome, unique sperm proteins, and cell cycle modulators (32, 33, 34, 35).


First human-monkey chimera raises concern among scientists

Efforts to create human-animal chimeras have rebooted an ethical debate after reports emerged that scientists have produced monkey embryos containing human cells.

A chimera is an organism whose cells come from two or more “individuals”, with recent work looking at combinations from different species. The word comes from a beast from Greek mythology which was said to be part lion, part goat and part snake.

The latest report, published in the Spanish newspaper El País, claims a team of researchers led by Prof Juan Carlos Izpisúa Belmonte from the Salk Institute in the US have produced monkey-human chimeras. The research was conducted in China “to avoid legal issues”, according to the report.

Chimeras are seen as a potential way to address the lack of organs for transplantation, as well as problems of organ rejection. Scientists believe organs genetically matched to a particular human recipient could one day be grown inside animals. The approach is based on taking cells from an adult human and reprogramming them to become stem cells, which can give rise to any type of cell in the body. They are then introduced into the embryo of another species.

Izpisúa Belmonte and other scientists have previously managed to produce both pig embryos and sheep embryos which contain human cells, although the proportions are tiny: in the latter case, researchers estimate that only one cell in 10,000 was human. Pig-human and sheep-human chimeras are attractive in part because pigs and sheep have organs about the right size for transplantation into humans.

Details of the work reported this week are scarce: Izpisúa Belmonte and colleagues did not respond to requests for comment.

However Alejandro De Los Angeles, from the department of psychiatry at Yale University, said it was likely monkey-human chimeras were being developed to explore how to improve the proportion of human cells in such organisms. “Making human-monkey chimeras could teach us how to make human-pig chimeras with the hope of making organs for transplantation,” he said. “It could teach us which types of stem cells we should be using, or other ways of enhancing what’s called ‘human chimerism levels’ inside pigs.”

De Los Angeles pointed out that, as with previous work in pigs and sheep, the human-monkey chimeras have reportedly only been allowed to develop for a few weeks – ie before organs actually form.

Prof Robin Lovell-Badge, a developmental biologist from London’s Francis Crick Institute, agreed. “I don’t think it is particularly concerning in terms of the ethics, because you are not taking them far enough to have a nervous system or develop in any way – it’s just really a ball of cells,” he said.

But Lovell-Badge added that if chimeras were allowed to develop further, it could raise concerns. “How do you restrict the contribution of the human cells just to the organ that you want to make?” él dijo. “If that is a pancreas or a heart or something, or kidney, then that is fine if you manage to do that. [But] if you allow these animals to go all the way through and be born, if you have a big contribution to the central nervous system from the human cells, then that obviously becomes a concern.”

The news of the monkey-human chimeras comes shortly after it was reported Japanese researchers such as Prof Hiromitsu Nakauchi received government support to create mouse-human chimeras.

In March Japan lifted a ban on allowing such embryos to develop beyond 14 days and being implanted in a uterus, meaning these chimeras can, if permission for an experiment is granted, be brought to term. Nakauchi has said he does not plan to bring the human-mouse chimeras to term yet.

Lovell-Badge said it is very unlikely the animals, if brought to term, would take on human-like behaviour, but said the animals might not behave like “normal” rodents.

“So there are some animal welfare issues as well as the ‘yuck-factor’ ethical issues from making something more human,” he said. “Clearly if any animal born had aspects of human appearance, their faces, their hands, their skin, then I suspect, while scientifically very interesting, people might get a little upset with that.”

De Los Angeles and colleagues have suggested monkey-human chimeras could, in theory, provide new ways to study neurological and psychiatric diseases in humans.

“In theory, for diseases where primate models are not good enough, making human-monkey chimeras could provide a better model of brain diseases,” he told the Guardian, adding that in the case of Alzheimer’s more than 150 trials have failed in 20 years, possibly because of a lack of a good disease model.